Los quesos de Suiza son famosos en todo el mundo gracias al cuidado y a las características artesanales con las que se elaboran. El pastoreo de las vacas es obligatorio en este país donde está totalmente prohibido el uso de hormonas y antibióticos en la crianza de ganado y donde ningún queso puede fabricarse con aditivos químicos.

Para elaborar un queso suizo se utiliza casi el doble de leche que para fabricar un queso de producción industrial. Las queserías reciben dos veces al día la leche recién ordeñada para garantizar la elaboración de un producto fresco y sano. El uso de leche cruda, no pasteurizada, posibilita un sabor más intenso y potencia los aromas derivados del pasto y forrajes.

Unos sabores que se deben, en esencia, a la leche con la que se elaboran, no pasteurizada y de las mejores vacas, vacas no hormonadas y alimentadas con pastos del prado, heno y hierbas naturales. Gran parte del mérito es de éstas, pero, son los maestros queseros suizos los que siguiendo el mismo proceso que cientos de años atrás, se encargan de transformar la leche en quesos de excelentísimo sabor, sin aditivos, ricos en vitamina D y aptos para intolerantes al gluten y a la lactosa, quesos que dan lugar a platos como esta Berenjena con queso Emmentaler en salsa de guindilla, una receta ofrecida por Quesos de Suiza.

Berenjena con queso Emmental en salsa de guindilla

INGREDIENTES

Para 4 personas

  • 2 berenjenas medianas
  • Mantequilla para cocinar
  • 200 g de queso Emmentaler AOP rallado
  • 2 huevos
  • 2 hojas de salvia picadas finamente
  • Sal y pimienta

Para la salsa

  • 1 diente de ajo cortado en pequeños trozos
  • 2 guindillas rojas cortadas en pedazos
  • 1 dl de vino rojo
  • 20-30 g de mantequilla, fría, cortada en pedacitos
  • Sal y pimienta

ELABORACIÓN

Cortar las berenjenas en 12-16 rodajas, salar y dejar reposar durante 30 minutos. Pasado ese tiempo, secar el líquido con un paño o papel de cocina y freír las rodajas en mantequilla hasta que estén doradas

Mezclar el queso, los huevos y la salvia. Condimentar con sal y pimienta. Untar las berenjenas con esta mezcla y colocar sobre papel de hornear en una bandeja. Gratinar en el horno, previamente precalentado a 220 °C.

Para la salsa, estofar el ajo en la mantequilla, añadir la guindilla y seguir cocinando. Apagar con vino blanco y dejar evaporar a fuego lento. Pasar por el molino para verduras. Cocinar la salsa hasta que se vuelva espesa. Incorporar progresivamente la mantequilla fría. Condimentar con sal y pimienta.

Para el emplatado, verter primero la salsa en los platos calientes y colocar encima las berenjenas al Emmental.

Berenjena con queso Emmental en salsa de guindilla
79%Nota Final
Puntuación de los lectores 1 Voto
91%
Resumen
recipe image
Nombre receta
Berenjena con queso Emmental en salsa de guindilla
Publicado el...
Calificación
51star1star1star1star1star Based on 1 Review(s)