El gasto total en alimentación y bebidas, tanto en el hogar como fuera de casa, ascendió a 99.037 millones de euros en 2015, lo que supone un incremento de un 1% respecto al año anterior. El realizado fuera de casa (hostelería) representó el 32,3% del gasto total en alimentación, lo que cambia la tendencia decreciente seguida durante los últimos cinco años.

Los datos, correspondientes al Informe de consumo de alimentación en España 2015, del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y analizados por la Federación Española de Hostelería (FEHR), confirman el cambio de la tendencia decreciente durante los últimos cinco años del gasto en alimentación realizado fuera de casa: en 2015 representó el 32,3% del gasto total en alimentación, con un repunte de un 1,2% respecto a 2014, hasta 31.994 millones de euros.

Esta evolución positiva se debe al aumento, a su vez, tanto en el número de visitas a establecimientos de restauración (0,8%), como del gasto medio por comensal, que creció un 0,4%. El incremento en las visitas tiene lugar por primera vez desde el inicio de la crisis, mientras que el gasto medio por comensal pasó a una evolución positiva en 2014, manteniendo el mismo crecimiento en 2015.

El estudio señala el descenso de la población española y el incremento del número de hogares en España en los últimos años, como factores clave en la dimensión y evolución del consumo de la alimentación. Se observa también una reducción en el número de hogares con niños y en el tamaño medio de la familia, lo que afecta tanto a las características del consumo, como a los tipos de productos consumidos.

La evolución del IPC y del PIB son otros de los factores que influyen en las ventas. Los precios de alimentos y bebidas no alcohólicas se han recuperado en 2015, tras el descenso que tuvo lugar en 2014. Por su parte, el crecimiento del PIB iniciado en 2014 se traslada, a partir del segundo trimestre de 2015, a las ventas totales de alimentación y bebidas.

Por establecimientos

Las ventas de alimentación y bebidas evolucionaron de forma positiva en todos los establecimientos excepto en los hoteles. Destaca por encima de la media el crecimiento de los comedores de empresa y los restaurantes de servicio rápido.

El restaurante con servicio de mesa representa el mayor porcentaje del gasto, con prácticamente la mitad de las ventas, seguido de los establecimientos de servicio rápido, que representan un 32% de la facturación. Las máquinas automáticas, hoteles, transporte, ocio, etc., se sitúan por detrás.

Por productos

La evolución en el consumo de productos no ha sido igual, con un incremento de los alimentos, mientras que el de bebidas se mantiene estable. Respecto a los diferentes grupos de alimentos, se observa un cambio de tendencia con relación a 2014, con un aumento del número de categorías en las que se ha incrementado el consumo.

En 2015 destaca el aumento de mariscos (8,7%), verduras (5,2%), frutos secos y aceitunas, con un avance de un 2,8% cada uno. Es de resaltar la evolución de estos dos últimos tipos de alimentos, frente al fuerte descenso que tuvieron el año anterior.

Sin embargo, en los últimos años ha descendido el número de productos por comanda, que en cambio son más sustanciales y suponen además platos y bebidas más caros. Asimismo, se reemplazan comidas principales con más platos por consumos más ligeros.

Las bebidas

En el estudio se analiza el grupo de las bebidas frías, en las que se incluyen a las espirituosas, cervezas, vinos y espumosos, bebidas refrescantes, agua, zumos, bebidas a base de zumo y leche, tinto de verano y sidra. El consumo de este tipo de bebidas fuera de los hogares supone el 26% de los litros totales y el gastó el 66,4% del importe que los españoles destinaron al consumo de este tipo de bebidas en España.

El tercer trimestre del año, correspondiente a los meses de verano, es el período del año en el que se registra un mayor consumo de bebidas frías fuera del hogar. Los españoles toman en cada visita una media de dos consumiciones.

Del conjunto de las bebidas frías, la cerveza ocupa el primer lugar en consumo, representando el 36,1% del total, y supone también la mayor proporción en valor, del 34,8%. El agua es el segundo producto con mayor volumen en litros consumidos fuera de casa (31,8%), aunque en gasto representa mucho menos, un 6,8%, debido a su menor precio medio en relación a otras bebidas. Por su parte, las bebidas refrescantes representan el 18,2% del volumen sobre el total, con un peso en valor de un 14,9%.

La participación en volumen de las bebidas espirituosas es de un 2,8%, aunque su peso en valor es mucho mayor, alcanzando el 20,7%. También tienen una baja participación en volumen dentro del conjunto los vinos, los espumosos, el tinto de verano y la sidra, de un 8,7%, mientras que en términos de valor representan el 20,5%. Como categorías minoritarias en consumo fuera del hogar se sitúan los zumos, con el 1,9% sobre el total de bebidas frías y una proporción en valor del 2%; y las bebidas a base de zumo y leche con el 0,5% y 0,3% del volumen y valor respectivamente.

Resumen
Título
Cambia la tendencia: sube el gasto en alimentación fuera de casa
Descripción
El realizado fuera de casa (hostelería) representó el 32,3% del gasto total en alimentación, lo que cambia la tendencia decreciente seguida durante los últimos cinco años.
Autor