La Federación Empresarial de Hostelería de Valencia (FEHV) ha puesto en marcha una campaña de apoyo a la candidatura de Las Fallas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

En esta línea, desde la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia (FEHV) se ha facilitado a los restaurantes, bares, cafeterías, discotecas, pubs, hospedajes, salones de banquetes y colectividades de la provincia de Valencia un formulario de recogida de firmas de apoyo a la candidatura para que pongan a disposición de los clientes que visiten sus establecimientos durante las próximas fiestas falleras.

Asimismo, la Federación de Hostelería de Valencia se suma a la campaña impulsada por la Junta Central Fallera en la plataforma Change.org para que sus miles de seguidores en redes sociales y visitantes de su página web puedan firmar dicha petición.

Con esta campaña de apoyo a las Fallas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, la FEHV quiere destacar la importancia de estas fiestas únicas en el mundo como un importante foco de atracción turística para Valencia y, al mismo tiempo, demostrar a la UNESCO el consenso con el que cuenta la candidatura entre los valencianos y los turistas que visitan la ciudad durante las fiestas falleras.

Un poco de historia

Según la publicación Fallas Valencia (Las Provincias), el origen de la fiesta de las Fallas se remonta a la antigua tradición de los carpinteros de la ciudad, que en vísperas de la fiesta de su patrón San José quemaban frente a sus talleres, en las calles y plazas públicas, los trastos viejos e inservibles junto con los artilugios de madera que empleaban para elevar los candiles que les iluminaban mientras trabajaban en los meses de invierno. Por ese motivo el día de la cremà (momento en el que arden los monumentos falleros) siempre coincide con el día 19, Festividad de San José.

En el siglo XVIII, las Fallas se reducían a piras de materiales combustibles que recibían el nombre de Fallas y quemaban al anochecer de la víspera de San José. Estas Fallas fueron evolucionando y cargándose de sentido crítico e irónico, mostrándose sobre todo en los monumentos falleros escenas que reproducían hechos sociales censurables y crítica social siempre con sentido del humor.

Sobre 1870 se persiguió duramente los festejos populares como el Carnaval y las Fallas. Esta presión provocó que en 1885 surgiera un movimiento en defensa de las tradiciones típicas, otorgando la revista La Traca premios a los mejores monumentos falleros. Este hecho provocó la competición entre los vecinos y dio lugar al nacimiento de la falla artística, donde no desaparecía la crítica, pero predominaba la preocupación estética.

En 1901, el propio Ayuntamiento de Valencia otorgó los primeros premios municipales a las mejores Fallas. Este fue el comienzo de la unión entre el pueblo y el poder político, evolucionando con pasos agigantados esta fiesta popular en número, estructura y organización.

Resumen
Título
Campaña de apoyo a Las Fallas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad
Descripción
La Federación Empresarial de Hostelería de Valencia (FEHV) ha puesto en marcha una campaña de apoyo a la candidatura de Las Fallas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.
Autor