Los productos congelados son una buena y práctica solución de compra durante el confinamiento, siempre que se conozcan y respeten una serie de normas básicas, comenzando por una buena calidad del producto elegido, un congelador adecuado y, sobre todo, el mantenimiento de la cadena de frío.

Durante el confinamiento, el consumo de productos congelados en España ha cobrado una especial importancia: permiten cumplir con las condiciones del estado de alarma, permanecer en casa sin tener que salir frecuentemente a por alimentos, y mantener una dieta equilibrada y saludable. De hecho, según datos recientes de la consultora internacional Nielsen, el consumo de productos congelados ha crecido casi un cuarenta por ciento durante el confinamiento (datos acumulados entre la semana 9 y 12 de 2020).

Ante esta situación, desde la Plataforma del Congelado —formada por algunas de las principales marcas y coordinada por la asociación de empresas de gran consumo, AECOC—, han querido explicar, tanto las razones por las que los congelados se han convertido en una solución de compra, como algunas recomendaciones para que los alimentos conserven correctamente todas sus propiedades, nutritivas y organolépticas.

Una solución de compra

  • Los productos congelados permiten llevar una dieta saludable y equilibrada durante un largo período.
  • Ofrecen la posibilidad de disponer de una amplia y variada gama de alimentos, sean o no de temporada, incluso de alimentos para momentos de capricho, como postres, helados…
  • Gracias a su perdurabilidad, se han convertido en el aliado alimenticio perfecto para pasar el confinamiento.
  • Son seguros y transparentes: los productos congelados aseguran su valor nutricional gracias a la técnica de conservación que utilizan: la ultracongelación, informando de todos los datos sobre el origen, envasado, valor nutritivo, fecha de caducidad y diversos consejos de conservación y preparación.

Recomendaciones de uso

Sin embargo, a la hora de consumirlos, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones:

  • Para que los alimentos mantengan sus propiedades, no hay que romper la cadena de frío, por lo que se deben utilizar bolsas isotérmicas para transportarlos de la tienda a casa.
  • Una vez descongelados, los productos no deben volver a congelarse.
  • Aunque estén congelados, tienen una fecha de vencimiento que se debe respetar.
  • Descongelar es tan importante como congelar: aunque se recomienda seguir las instrucciones de cada fabricante, algunos consejos generales son:
  • Las carnes y pescados se deben descongelar lentamente, por eso, hay que hacerlo del congelador al frigorífico y no a temperatura ambiente.
  • Los mariscos, verduras y hortalizas pueden cocinarse sin ser descongelados previamente.
  • Los productos precocinados se pueden usar de forma inmediata.
Resumen
Los congelados, ¿una solución durante el confinamiento?
Título
Los congelados, ¿una solución durante el confinamiento?
Descripción
Los congelados son una buena solución de compra durante el confinamiento, siempre que se conozcan y respeten una serie de normas básicas, comenzando por una buena calidad del producto elegido, un congelador adecuado y, sobre todo, el mantenimiento de la cadena de frío.
Autor