Inspirada en las Wine Roads internacionales, doce bodegas del Penedès conforman La Carretera del Vino, la primera propuesta enoturística de España que ofrece un recorrido lineal desde los viñedos hasta el mar, con un alto valor histórico y cultural.

Doce bodegas del Penedès y siete municipios de las comarcas barcelonesas del Penedès y el Garraf han creado una nueva iniciativa enoturística que, bajo el nombre de La Carretera del Vi (La Carretera del Vino), recupera el antiguo trazado comercial que unía el interior del Penedès con la costa mediterránea y que usaban los romanos para hacer llegar los vinos elaborados en este territorio a todo el mundo.

La Carretera del Vino se convierte así en la primera Wine Road española, entendida como una ruta lineal, que sigue un trazado existente y claramente definido flanqueado por bodegas y otros puntos de interés turístico. Se trata de un recorrido de unos 35 kilómetros que va desde Sant Martí Sarroca hasta Sitges (o viceversa), pasando por las poblaciones de Pacs del Penedès, Vilafranca del Penedès, Olèrdola, Canyelles y Sant Pere de Ribes, y que presenta diferentes ramificaciones entre las bodegas y otros lugares de especial interés turístico.

Las bodegas que la integran, y que se han constituido en asociación, son Mas Bertran Viticultors, Rovellats, Parés Baltà, Colet, Bodegas Torres, Heretat Mas Tinell, Pinord, Torreblanca, Finca Viladellops, Clos Lentiscus, Torre del Veguer y Puig Batet, y nace con la voluntad de posicionarse como ruta vinícola de referencia del Penedès y del Garraf, impulsando actividades de manera conjunta y articulada. El objetivo es contribuir al crecimiento del turismo y al mismo tiempo proteger el territorio para preservar su belleza paisajística y valor histórico.

Oferta enoturística conjunta

Como las más famosas y conocidas Wine Roads del panorama mundial, La Carretera del Vino consta de una oferta conjunta a nivel enoturístico de la mano de estas doce bodegas de medidas y estilos diferentes, pero también integra numerosos recursos turísticos de especial interés histórico y arquitectónico, ya sean vestigios ibéricos, castillos o casas modernistas. Todo esto completado con una variada oferta gastronómica de calidad y unos alojamientos de referencia, ya sea en Sitges, la población más glamurosa de la Costa de Barcelona, como los hoteles rurales de las tranquilas poblaciones del interior.

”La Carretera del Vino se inspira en las Wine Roads más reconocidas, como California o Nueva Zelanda, pero mostrando una historia que se remonta al transporte de vino y aceite de las épocas íberas y romanas. Lo que la hace especialmente interesante es la diversidad de bodegas y espacios turísticos que hay a lo largo de la ruta, agrupado en una única propuesta que es fácil de entender por su configuración lineal”, comenta Marcelo Desvalls, presidente de la Asociación.

La Carretera del Vi está ubicada sobre el trazado de las carreteras BP2121 y la C15B, que unen Sant Martí Sarroca con Vilafranca del Penedès, y esta con la población de Sitges. En su totalidad, es preferible hacerla con vehículos motorizados, aunque también existen recorridos parciales para hacer a pie o en bicicleta.

La promoción conjunta de La Carretera del Vi por parte de las bodegas que la integran da lugar a una programación anual de fines de semana tematizados, con la que los visitantes pueden llevar a cabo actividades relacionadas con la misma temática en diferentes bodegas, o la posibilidad de disponer de una serie de ventajas en la visita a bodegas.

Resumen
Título
Carretera del Vino, la Wine Road del Mediterráneo
Descripción
Doce bodegas del Penedès conforman La Carretera del Vino, la primera propuesta enoturística de España que ofrece un recorrido lineal desde los viñedos hasta el mar, con un alto valor histórico y cultural.
Autor