El sábado 15 de octubre la primera Cata Bíblica de vinos kosher que se lleva a cabo en el Priorat, en la que participarán siete vinos procedentes de cuatro denominaciones de origen distintas, Montsant, Priorat, Rioja y Ribera del Júcar (La Mancha). El acto tendrá lugar en el Hotel-Hostal Sport, el alojamiento con más historia […]

El sábado 15 de octubre la primera Cata Bíblica de vinos kosher que se lleva a cabo en el Priorat, en la que participarán siete vinos procedentes de cuatro denominaciones de origen distintas, Montsant, Priorat, Rioja y Ribera del Júcar (La Mancha).

El acto tendrá lugar en el Hotel-Hostal Sport, el alojamiento con más historia en la comarca del Priorat, fundado en 1923.

Se trata de la tercera cata de estas características que se organiza en España este año, tras las realizadas en Córdoba en junio, coincidiendo con el X Festival Internacional de Música Sefardí, y en Girona con motivo del Fórum Gastronómico, el pasado mes de febrero.

Vinos kosher (en hebreo, “apto”)

Los vinos kosher son aptos para el rito de la religión judía, y deben ser controlados durante todo el proceso de elaboración por un rabino que certifica su validez final.

En la tierra de Israel, las viñas deben tener un mínimo de 4 años, cada siete años el suelo debe descansar y hay que hacer un último abonado orgánico dos meses antes de la vendimia. La vinificación se realiza en depósitos dedicados exclusivamente desde el inicio a vinos kosher.

Tanto las levaduras, como las enzimas y todos los productos utilizados, deben estar igualmente certificados. Para clarificar, se puede utilizar bentonita (una arcilla de grano muy fino), clara de huevo o simplemente dejar precipitar el vino.

Durante este proceso, sólo una persona que sea judía puede ver el vino, ni el mismo enólogo de la bodega puede hacerlo. Por eso todo está sellado. La maquinaria y los objetos del proceso de elaboración del vino deben ser limpiados previamente bajo la vigilancia del rabino.

En las comunidades judías, se suele separar el 10% de la producción agrícola, incluyendo el vino, para los más desfavorecidos. Cuando el rabino considera que la elaboración es correcta cumpliendo todo el rito, estampa el sello Kosher.

La primera bodega de España que destinó parte de la elaboración al vino kosher fue Capçanes (DO Montsat). La familia Cohen, propietaria de Elvi Wines, es la primera de cultura sefardí que desde 1492 se dedica de nuevo a la producción de vinos kosher en sus tierras.

Artículos relacionados:

Cata bíblica de vinos kosher

La cocina de Tel Aviv se acerca a Madrid

Gastronomía y cultura judía en Córdoba

{jathumbnail off}