Cuando estamos disfrutando de una estancia en un hotel y, especialmente en vacaciones, una de las tentaciones más llamativas y sugerentes es el magnífico desayuno buffet que generalmente se ofrece, una propuesta que pone a prueba nuestra fuerza de voluntad y dificulta seguir por el camino healthy que nos habíamos planteado.

Un tema tan generalizado que, para no dejarnos llevar y elegir con cabeza lo que debemos desayunar si nuestro objetivo es no coger kilos de más, la dietista y nutricionista del hotel Barceló Montecastillo, Laura Gallardo, ha querido ofrecer una serie de claves para no volverte loco con los desayunos buffet y mantener la línea.

Desayuno buffet. Las claves

Escucha a tu cuerpo. Si vamos a estar alojados varios días debemos evitar las tentaciones ya que pueden pasar factura en nuestro acumulo de grasa corporal. Lo más importante es desayunar consciente y escuchar a nuestro cuerpo, si realmente tiene apetito, porque en muchas ocasiones cuando estamos fuera de casa y nos ofrecen muchas opciones diferentes, comemos más de lo normal y sin pararnos a pensar si necesitamos esos excesos de comida para saciarnos, o es simplemente gula.

El equilibrio es importante. En un buffet las opciones de desayuno son infinitas, al igual que nuestras ganas de querer probarlo absolutamente todo. En estos casos si tenemos previsto elegir varias opciones diferentes es aconsejable comer poca cantidad. En cambio, podemos elegir más cantidad de alimentos que sean más saciantes y con alto contenido en agua, como por ejemplo la fruta.

Opciones integrales y sin azúcar. Si somos de desayunar dulce y normalmente estamos acostumbrados a tomar cereales por la mañana, la mejor opción en un buffet donde hay tantas variedades es decantarse por los integrales no azucarados. Una opción perfecta es hacerse un bowl con yogur natural, trozos de fruta, y añadirle copos de avena, de maíz, muesli…

Si no eres capaz de perdonar el pan. Si tu día a día empieza siempre con unas tostadas y no concibes otro desayuno, lo más recomendable es elegir la versión integral o, por el contrario, moderar la cantidad y terminar saciándonos con fruta entera, yogur natural… Como acompañamiento de las tostadas hay que elegir un alimento proteico de calidad: huevos, atún, queso… evitando los embutidos, ya que son alimentos muy procesados y con poco valor nutricional.

Grasas en el desayuno. No pasa nada si incluimos grasas en la primera comida del día, pero siempre y cuando éstas sean saludables. Debemos priorizar el aceite de oliva virgen extra, el aguacate, el guacamole… y evitar siempre las mantecas o margarinas. Si nuestro objetivo es cuidar la línea y no ganar unos kilos de más, por mucho que nos cueste, debemos descartar la bollería.

¿Ensalada o legumbres para desayunar? El desayuno es una comida más, que se debe hacer eligiendo alimentos que el organismo necesita. En muchos hoteles también ofrecen legumbres, diferentes vegetales para crear una ensalada y platos con más parecido a un almuerzo o brunch, pero que en muchas ocasiones son más saludables que un pan blanco refinado con mantequilla y mermelada.

¿Qué beber en el desayuno? Un acompañamiento perfecto para un desayuno healthy son las infusiones y los distintos tipos de té, como el verde o el matcha. Pero por el contrario, si necesitas un café por las mañanas para poder funcionar, elige leche desnatada o de almendras, avena, soja… e intenta endulzarlo solamente con un poco de canela. Otro complemento perfecto son los smoothies, eso si, utilizando siempre fruta fresca, verduras y superalimentos como la espirulina o la chía.

Resumen
Claves para mantener el equilibrio ante un tentador desayuno buffet
Título
Claves para mantener el equilibrio ante un tentador desayuno buffet
Descripción
Cuando estamos disfrutando de una estancia en un hotel y, especialmente en vacaciones, una de las tentaciones más llamativas y sugerentes es el magnífico desayuno buffet que generalmente nos ofrecen.
Autor