El próximo miércoles 15 de febrero dará comienzo en Zaragoza el III Congreso Nacional de Desarrollo Rural, un evento promovido por el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Aragón, Navarra y País Vasco, dirigido a todos los agentes relacionados, de un modo u otro, con el mundo rural. Un sector que acoge una amplia y […]

El próximo miércoles 15 de febrero dará comienzo en Zaragoza el III Congreso Nacional de Desarrollo Rural, un evento promovido por el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Aragón, Navarra y País Vasco, dirigido a todos los agentes relacionados, de un modo u otro, con el mundo rural.

Un sector que acoge una amplia y creciente variedad de actividades, funciones e intereses pero en el que la agricultura juega, y está llamada a jugar, un papel determinante. El mundo rural puede y debe contribuir al desarrollo económico y regional así como a los grandes retos y desafíos globales relacionados con la alimentación, con el agua, con la energía y con el carbono.

Forges: «El medio rural a través del humor gráfico español»

La inauguración del congreso -que se desarrollará hasta el viernes 17 de febrero- correrá a cargo de Antonio Fraguas, «Forges», quien abrirá el certamen con una conferencia sobre «El medio rural a través del humor gráfico español». Será en el salón de actos de Bantierra (Nueva Caja Rural de Aragón), ubicado en C/ Coso, 29 de Zaragoza.

El resto del programa, integrado por las conferencias técnicas correspondientes a los días 16 y 17 de febrero, se desarrollará en el salón de actos de Feria de Zaragoza (Ctra. A-2, Km.311).

Cooperar para competir

Esta tercera edición, bajo el lema “Cooperar para competir”, quiere llamar la atención y centrar la reflexión en la importancia y trascendencia que tiene la cooperación, en su enfoque más general, para hacer frente a los nuevos retos de competitividad.

Pretende analizarse la cooperación como herramienta útil para afrontar los desafíos en relación con el desarrollo territorial, la cadena y el mercado alimentario, los proveedores agrarios, los conflictos del agua o la I+D agroalimentaria.