El Salón Gallego de Gastronomía y Turismo, Xantar, inicia esta semana su XIII edición que tendrá lugar del 1 al 5 de febrero próximo en el recinto de Expourense con la presencia de más de cien expositores y la recreación de veintena de restaurantes con todo lujo de detalles y servicios a lo largo de […]

El Salón Gallego de Gastronomía y Turismo, Xantar, inicia esta semana su XIII edición que tendrá lugar del 1 al 5 de febrero próximo en el recinto de Expourense con la presencia de más de cien expositores y la recreación de veintena de restaurantes con todo lujo de detalles y servicios a lo largo de 12.000 metros cuadrados cubiertos.

El origen de esta ya tradicional feria responde a un hecho constatado: La segunda motivación que eligen los turistas para visitar Galicia es la gastronomía. Y el objetivo es doble: exaltar las materias primas con las que elaboran las propuestas culinarias de esta región y fomentar la calidad y la prestación del servicio.

Además de la promoción de la gastronomía, Xantar es también el punto de encuentro de los recursos turísticos de las regiones participantes en el salón. Sin salir del recinto ferial, los visitantes pueden acceder a los numerosos atractivos naturales, arquitectónicos, históricos y, por supuesto, gastronómicos, de los distintos puntos geográficos promovidos por organismos públicos que acuden a esta cita, procedentes de toda España y Portugal.

Todo ello a través de conferencias, presentaciones literarias, exposiciones de arte, talleres didácticos, cursos de cata y degustaciones gratuitas, entre otras actividades preparadas tanto para profesionales como para el público en general.

Regiones y Comunidades invitadas

Xantar cuenta cada año con la presencia de diferentes regiones invitadas. Entre las que han participado, se encuentran Extremadura, Castilla – León, Asturias, Cantabria y Andalucía, regiones turísticas de Portugal y agrupaciones ínter territoriales, como por ejemplo Macaronesia (Canarias, Azores y Madeira).

La gastronomía de cada región viene acompañada por su oferta turística, productos autóctonos o incluso su cultura artesanal y tradicional para que los visitantes conozcan destinos que apuestan por el segmento de la calidad.