Noruega, Australia y los Países Bajos ocupan los primeros lugares del mundo en el Índice de Desarrollo Humano (IDH) de 2011, mientras que la República Democrática del Congo, Níger y Burundi se encuentran en los últimos lugares de la clasificación, según las conclusiones del Informe sobre Desarrollo Humano de 2011 titulado ‘Sostenibilidad y equidad: Un […]

Noruega, Australia y los Países Bajos ocupan los primeros lugares del mundo en el Índice de Desarrollo Humano (IDH) de 2011, mientras que la República Democrática del Congo, Níger y Burundi se encuentran en los últimos lugares de la clasificación, según las conclusiones del Informe sobre Desarrollo Humano de 2011 titulado ‘Sostenibilidad y equidad: Un mejor futuro para todos’, dado a conocer la pasada semana por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El índice de desarrollo humano (IDH) es un indicador por país, elaborado por las Naciones Unidas  Se basa en un cómputo estadístico compuesto por tres parámetros: vida larga y saludable, educación y nivel de vida digno.

España, en el puesto numero 23

Estados Unidos, Nueva Zelandia, Canadá, Irlanda, Liechtenstein, Alemania y Suecia se suman a los tres países anteriores para ocupar los primeros 10 puestos del IDH de 2011, mientras que España se sitúa en el puesto numero 23.

Sin embargo, si se tienen en cuenta las desigualdades internas en materia de salud, educación e ingresos, algunas de las naciones más ricas del mundo quedan excluidas de los primeros 20 lugares: Estados Unidos cae del puesto 4 al 23; la República de Corea, del 15 al 32 e Israel, del 17 al 25.

Estados Unidos e Israel bajan por la desigualdad en el acceso a la salud

Estados Unidos e Israel pierden puestos en el Índice de Desarrollo Humano ajustado por la Desigualdad (IDH-D), debido principalmente a la desigualdad de ingresos. Estados Unidos también debe parte de esta caída a la desigualdad en el acceso a atención de salud, mientras que la brecha generacional en acceso a educación impide que la República de Corea obtenga mejor puntuación en este indicador.

Otros países que han mejorado su desempeño en el IDH-D lo han conseguido gracias a avances en la igualdad de acceso a salud, educación e ingresos. Suecia, por ejemplo, da un salto del puesto número 10 al 5; mientras que Dinamarca avanza del 16 al 12 y Eslovenia, del lugar 21 al 14.

El acceso a salud y a educación, tan importante como los ingresos

“El Índice de Desarrollo Humano ajustado por la  desigualdad nos permite valorar mejor los avances de todos los segmentos de la sociedad y no solo del mítico ciudadano ‘promedio’”, explica Milorad Kovacevic, jefe de estadísticas del Informe sobre Desarrollo Humano. “Creemos que, a la hora de resolver la ecuación, la distribución del acceso a salud y a educación es igualmente importante que el ingreso. En ese sentido, los datos corroboran que estamos ante grandes desigualdades en muchos países”.