La Semana Grande de San Sebastián da comienzo hoy sábado 11 de agosto a las 19.00 horas, con el cañonazo desde la terraza del Ayuntamiento: a la frase «Artillero dale fuego», el Artillero Mayor, Luís Mocoroa, subirá al castillete y encenderá la mecha para que retumbe el cañón que dará comienzo a toda una semana […]

La Semana Grande de San Sebastián da comienzo hoy sábado 11 de agosto a las 19.00 horas, con el cañonazo desde la terraza del Ayuntamiento: a la frase «Artillero dale fuego», el Artillero Mayor, Luís Mocoroa, subirá al castillete y encenderá la mecha para que retumbe el cañón que dará comienzo a toda una semana llena de celebración.

A partir de ese momento, la diversión está servida durante 8 días en los que la ciudad entera se viste de fiesta con la celebración de cientos de actividades para todos los públicos y gustos. Una Semana, grande, festiva, variada, multicultural, participativa, musical y… gastronómica.

Semana-Grande2Concursos gastronómicos

Y es que este año la gastronomía también estará presente en la programación de la Semana Grande y, para ello, Donostia Kultura Festak ha organizado una serie de concursos gastronómicos, como el de ensaladas de productos del país y el de marmitako.

El I Concurso para jóvenes de ensalada con productos del País de Semana Grande se celebrará en la Bretxa el 15 de agosto a partir de las 11:30 horas, con la participación de un máximo de 15 parejas.

El V Concurso de marmitako de Semana Grande tendrá lugar el 18 de agosto, a las 10:30 horas, en la Plaza de la Constitución, con un máximo de 22 participantes.

Semana-Grande1Un poco de historia

La Semana Grande donostiarra surgió a mediados del siglo XIX como necesidad de entretener al turismo de élite que entonces veraneaba en San Sebastián. El gran espectáculo en aquella época eran las corridas de toros y el término de «Semana Grande» surgió como eslogan publicitario, gracias al empresario taurino José Arana.

Este espectáculo se complementaba con conciertos de la banda de música y con fuegos artificiales, invitando a los visitantes a dormir en la ciudad si querían verlos. De esta manera, San Sebastián se encontró con un nuevo turismo: el de estancias cortas y multitudinario.

Surgió así la Semana Grande tal y como la conocemos actualmente, en la que se conjuga lo popular con acontecimientos de alta calidad estética y cultural.

{jathumbnail off}