Ante el próximo inicio de la campaña de verano, el MAGRAMA recuerda que el 95% de los incendios forestales se deben a la acción humana. Descuidos, despistes, imprudencias, falta de atención, irresponsabilidad o su provocación de forma intencionada son las principales causas de los fuegos que se producen España todos los veranos.

Teniendo en cuenta el importante papel que en los incendios forestales juegan la conducta de los ciudadanos y los hábitos en la prevención, el Ministerio ha elaborado unas recomendaciones fundamentales, para extremar al máximo las precauciones en aquellas actividades que pudieran provocar el inicio de un incendio.

Excursiones

  • La prevención de los incendios es fundamental en las excursiones y acampadas. Por ello es necesario recordar que no se deben tirar colillas encendidas al suelo ni arrojar o dejar basuras fuera de las papeleras, ya que determinados residuos pueden favorecer el inicio de un incendio.
  • También se recuerda que las hogueras sólo pueden prenderse en zonas y épocas autorizadas. También es recomendable no dejar lámparas encendidas al ausentarse del campamento.
  • Si el excursionista ve un incendio, lo primero que debe hacer es avisar y pedir ayuda al número de teléfono 112.
  • En caso de que se vea amenazado por el fuego, se recomienda intentar bordearlo y huir rápidamente, procurando no subir por la montaña, ya que el fuego avanza más rápidamente que las personas. En ese caso, lo más conveniente es no cargar con más cosas de las que realmente son necesarias.
  • En el caso de viajar en un vehículo, se recuerda la prohibición de tirar colillas por la ventanilla u otros objetos que puedan servir de combustible al fuego.

Actividades agrarias

  • En la quema de rastrojos se debe solicitar la autorización necesaria y, en todo caso, evitarlas en días de viento fuerte o de sequía. Si se realiza esta actividad se debe vigilar la quema y no abandonarla hasta no estar seguro de que esté totalmente apagada.
  • También se debe solicitar autorización en las quemas para la limpieza de los montes, que sólo se podrán realizar en los periodos autorizados y nunca en días de viento o sequía.

Casas de campo y urbanizaciones

  • Dentro de las viviendas es conveniente instalar ‘matachispas’ en las chimeneas y evitar en los jardines la excesiva frondosidad y vegetación seca. También se recalca la importancia de mantener siempre limpios los tejados y las chimeneas.
  • En las proximidades de zonas forestales y en épocas de riesgo no se deben emplear motosierras, desbrozadoras, soldadores, sierras radiales o herramientas que puedan provocar chispas y, por lo tanto, incendios.

En el caso de que un ciudadano participe en la extinción de un incendio forestal, el Ministerio recomienda no trabajar nunca aislado y ponerse siempre a las órdenes de la autoridad competente. Cuando un avión va a lanzar agua hay que procurar protegerse y alejarse de su trayectoria. También es importante saber que no se debe arrojar agua a los cables eléctricos.

Resumen
Cómo ayudar a evitar los incendios forestales
Título
Cómo ayudar a evitar los incendios forestales
Descripción
Descuidos, despistes, imprudencias, falta de atención, irresponsabilidad o su provocación de forma intencionada son las principales causas de los fuegos que se producen España todos los veranos.
Autor