Según la encuesta Hábitos y consumo de pan en España, el 29,2% de los españoles no come pan “porque su dieta se lo prohíbe”. Sin embargo, el trigo, los cereales y el pan —de gran importancia en la dieta mediterránea— son una de las principales fuentes de energía para nuestro organismo.

El trigo, los cereales y el pan constituyen la base de la pirámide alimentaria mediterránea conformando uno de los grupos de alimentos más importantes en nuestra dieta diaria, sobre todo las variedades integrales. Tanto es así que, desde la antigua Mesopotamia, ya reconocían su importancia y tenían un papel esencial en su alimentación.

En cambio, en el caso del pan, su consumo en España no ha dejado de caer en los últimos años y actualmente se encuentra en 34,65 kg por persona y año, un 1,4% menos que en 2015 [Informe del consumo de Alimentación en España 2016, Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente].

Según la encuesta Hábitos y consumo de pan en España, realizada por la iniciativa Pan Cada Día, entre las causas por las que los españoles eliminan los hidratos de carbono de su dieta, un 29,2% explica que realizan una dieta sin pan, el 24% no considera que sea necesario para llevar una dieta equilibrada y el 9,4% de los encuestados señala que su motivo es que engorda [Encuesta de Simple Lógica para Pan Cada Día. Encuesta Hábitos y consumo de pan en España, 2017]. Sin embargo, en lo que a pan se refiere no se tiene en cuenta que su contenido en grasa es bajo, entre 1 y 3 gramos de grasa por cada 100 gr y, junto con los cereales, son una de las fuentes principales de energía para nuestro organismo.

Consumo de pan y dieta mediterránea

La dieta mediterránea es uno de los patrones dietéticos más saludables que caracteriza nuestra cultura y que nos ha acompañado a lo largo de nuestra vida. El trigo, la vid y el aceite de oliva forman la ‘triada mediterránea’, considerada un elemento fundamental en el modelo alimentario por el cual destaca nuestro país y que ha hecho posible su reconocimiento en 2010 por la UNESCO como patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Este modelo de alimentación ha logrado traspasar fronteras siendo uno de los estilos de vida más equilibrados y saludables del mundo. Un estudio perteneciente a European Journal of Heart Failure revela que una alta adherencia a la Dieta Mediterránea, puede ser tan saludable que disminuye las posibilidades de sufrir insuficiencia cardíaca.

Resumen
Título
Cada vez consumimos menos pan
Descripción
El consumo de pan en España no ha dejado de caer en los últimos años y actualmente se encuentra en 34,65 kg por persona y año, un 1,4% menos que en 2015.
Autor