El brunch, esa costumbre británica que combina sabiamente el desayuno y el almuerzo llegó a España hace tiempo tímidamente y en los últimos años parece haberse convertido en uno de los más sabrosos rituales de fin de semana, imprescindibles para muchos.

El comparador de precios de hoteles trivago.es ha elaborado esta lista de los 10 hoteles españoles que, en su opinión, ofrecen los brunch más originales, exclusivos, tradicionales o atrevidos.

Room Mate Óscar (Madrid)

Un mix de sabores orientales y occidentales es la apuesta del restaurante del Room Mate Óscar para crear uno de los brunch más atrevidos de Madrid. Combinando buffet libre y menú a la carta, entre sus entrantes y platos principales toma forma el concepto franco-japonés del restaurante París-Tokyo, que fusiona en su oferta tablas de queso, foie con manzana caramelizada, sopa de miso, sushi y tartar de salmón. Y aunque la tradición reserva el brunch para los domingos, aquí también se sirve las mañanas de los sábados.

OD Port Portals (Mallorca)

En OD Port Portals apuestan por un brunch degustación en forma de self-service para que cada cual lo componga a su medida. El clima isleño invita a un menú saludable con platos ligeros de aire mediterráneo y sopas de frutas. Tras la bienvenida con una copa de cava, unos entrantes de cocina balear a base de lechona al estilo mallorquín y sus pinchos de coca de trampó. El brunch tiene lugar cada sábado y domingo en la terraza acompañado por el buen tiempo y las vistas al exclusivo Puerto Portals.

Hotel Arts (Barcelona)

Los brunch del Hotel Arts, en Barcelona, se llaman ‘Los domingos de Arola’. Combinan un menú a la carta que incluye las especialidades del chef Sergi Arola —como el arroz negro— con las recetas anglosajonas de todo brunch que se precie. Además, su oferta varía cada semana inspirándose en las fiestas culturales y diferentes temáticas. Para llevar la experiencia mucho más allá se han sumado a la tendencia del ‘sprunch’, que combina un desayuno-almuerzo en su restaurante Café Veranda con una relajante sesión de spa con vistas al mediterráneo.

Sauce (Zaragoza)

El hotel Sauce de Zaragoza es probablemente el hotel más sencillo y coqueto de la lista, una esencia familiar que se refleja en su brunch. Con productos naturales y ecológicos ofrecen opciones saludables, cocina española, dulces, de dieta, o con ibéricos, para elegir la más adecuada. Además de los productos caseros y la bollería recién horneada preparan su producto estrella, la tortilla de patata recién hecha, con la que pretenden “hacer de lo habitual y normal algo distinto y noble”. En su cafetería Mi habitación favorita se puede reservar una degustación de tartas para acabar de endulzar esta experiencia.

Only You Hotel & Lounge (Madrid)

Un brunch atípico en un ambiente cool y mediterráneo. Acompañado de un vino albariño You & Me o un mini Gin Tonic, self service de crudités, verduras, dips de hummus, tortitas de quinoa y smoothies que prepara el equipo. Pero si algo lo hace realmente único son las ‘celiciosas’ (aptas para celíacos) tartas caseras, algodón de azúcar, bagels y muffins de su espacio ‘Sueños y repostería’. Para los más pequeños se ofrece un menú especial.

Hotel Alfonso XIII (Sevilla)

A petición de los huéspedes y visitantes, el brunch dominical del Hotel Alfonso XIII, en Sevilla, ha vuelto. En formato buffet se ofrece una selección de más de cien referencias gastronómicas que van variando cada semana. Desde un desayuno al más puro estilo americano con los clásicos huevos revueltos acompañados con salchichas y bacon, hasta una selección de embutidos ibéricos y gazpacho andaluz. Tampoco falta el toque dulce con las delicatessen que prepara del chef. Una lujosa oferta culinaria en uno de los edificios históricos más emblemáticos de la ciudad por su arquitectura, sus jardines y su patio típicamente andaluz.

Barceló Raval (Barcelona)

Las mañanas de domingo en el restaurante B Lounge del Barceló Raval se convierten en una auténtica fiesta de ambiente psicodélico con DJ en directo. El buffet lo componen cuatro secciones: el ‘coffee & bakery corner’, con cafés, infusiones y bollería; el ‘continental corner’, con una selección de productos autóctonos; el ‘salad corner’, que incluye diferentes ensaladas, tabulé y crudités, y el rincón más dulce, el ‘sweet corner’, que cuenta con un surtido de pastelería casera. Para acabar se puede subir a su terraza 360º para disfrutar de una vista panorámica de la ciudad condal, cóctel en mano.

Único Hotel Madrid (Madrid)

El Único Hotel Madrid ofrece todos los domingos un brunch de dos estrellas Michelin creado por el chef Ramón Freixa. El menú degustación incluye la ‘hamburguesa perfecta’, a base de carne de ternera, cebolla confitada, tomates raf, foie y queso Idiazábal, creada especialmente para la ocasión. Para hacer de ésta una experiencia más exclusiva si cabe, sólo 25 comensales podrán disfrutar de ‘The perfect Brunch’, que tiene lugar en el jardín del antiguo y reconvertido palacio del siglo XIX.

HM Jaime III (Mallorca)

Las noches de sábado en la capital mallorquina pueden ser largas y en el hotel HM Jaime III pretenden amenizar las mañanas de domingo con su brunch en un ambiente informal y desenvuelto. El buffet libre incluye paella y una amplia oferta de quesos y embutidos para que degustes el típico pà amb oli, pan tostado con ajo, aceite y tomate. Situado en el corazón de la ciudad, es una buena opción para cargarse de energía y salir a descubrir el casco antiguo, los museos y las galerías de arte que se encuentran en esta estratégica zona de Palma de Mallorca.

Grand Hotel Mencey (Tenerife)

Mezclando manjares internacionales y regionales, aquí se puede elegir entre unos huevos a la Benedictine o Fiorentine u optar por unas papas arrugadas con mojo de quesos, cítricos o almendras para saborear de cerca la cocina canaria. En la terraza se puede disfrutar del clima tinerfeño con una parrillada con gran variedad de carnes, pescados y verduras al gusto.

Resumen
Título
El brunch, ese sabroso ritual de fin de semana
Descripción
El brunch llegó a España hace tiempo tímidamente y en los últimos años parece haberse convertido en uno de los rituales de fin de semana imprescindibles para muchos.
Autor