El Congreso de los Diputados ha convalidado hoy el Real Decreto Ley para que el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) se convierta en entidad pública empresarial con el objetivo de reforzar su capacidad financiera y de gestión para impulsar la internacionalización de las empresas. El Real Decreto-Ley 4/2011, de 8 de abril, de medidas […]

El Congreso de los Diputados ha convalidado hoy el Real Decreto Ley para que el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) se convierta en entidad pública empresarial con el objetivo de reforzar su capacidad financiera y de gestión para impulsar la internacionalización de las empresas.

El Real Decreto-Ley 4/2011, de 8 de abril, de medidas urgentes de impulso a la internacionalización mediante la creación de la entidad pública empresarial “Instituto Español de Comercio Exterior” (ICEX) ha sido convalidado con 180 votos a favor y 136 abstenciones.

Durante su intervención ante el Congreso, el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, destacó la importancia de la nueva norma para dinamizar el sector exterior y acelerar el afianzamiento de la recuperación económica. Además de este factor coyuntural, recordó el ministro, el nuevo ICEX ayudará a contribuir a la consolidación de un nuevo modelo productivo, más competitivo y generador de empleo de calidad, especialmente necesario para afrontar los retos que nos plantea el futuro.

30 años sin reformas

El ICEX es la entidad de referencia en el apoyo a las empresas españolas que salen al exterior y su labor ha sido parte importante de la fuerte apertura al exterior de la economía española de la última década. En sus casi 30 años de vida no ha sufrido ninguna reforma, a pesar de los cambios profundos que se han producido en la economía y empresas españolas, así como en el entorno, tanto nacional como internacional, en que el Instituto desarrolla su actividad.

La reforma del ICEX pretende dar respuesta a estos cambios, aumentando la capacidad de gestión de los fondos que recibe del Estado, de forma que pueda aprovechar al máximo su operatividad y servicio a las empresas en este nuevo entorno.

Para ello, mediante el Real Decreto Ley, el Instituto pasará de ser un mero agente cofinanciador de empresas en el exterior a fondo perdido a un prestador de servicios de alto valor añadido y ente financiador de los proyectos viables que se presenten.