Los datos del panel de consumo alimentario, publicados por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) y analizados por el Observatorio Español del Mercado del vino (OeMv), muestran que, durante los siete primeros meses del año, las mayores pérdidas de consumo de vino en los hogares españoles se han producido en […]

Los datos del panel de consumo alimentario, publicados por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) y analizados por el Observatorio Español del Mercado del vino (OeMv), muestran que, durante los siete primeros meses del año, las mayores pérdidas de consumo de vino en los hogares españoles se han producido en los llamados vinos tranquilos, tanto con DOP (Denominación de Origen Protegida) como sin DOP, mientras que los espumosos y cavas con DOP se mantienen al alza.

Se denominan ‘vinos tranquilos’ a los blancos, rosados y tinto cuyo contenido alcohólico oscila entre un mínimo de 9º y un máximo de 14.5º, generalmente secos y con un proceso de elaboración que guarda muchas características comunes.

En términos globales, durante este periodo de 2011 el consumo de vino en el canal de alimentación ha caído un 5,1%  en volumen hasta los 228,2 millones de litros, y un 4,7% en valor, hasta los 516,8 millones de litros.

Aunque todos los productos evolucionan negativamente a excepción de los espumosos, durante estos siete primeros meses del año los más perjudicados han sido los vinos tranquilos. Los que tienen DOP han descendido un 6,1% en valor y un 5,1% en volumen y los vinos tranquilos sin DOP han caído un 6,7% en valor y un 5,6% en volumen. Por lo cual, éstos últimos son los que lastran más la evolución de consumo de los vinos tranquilos. No obstante, aumenta el consumo de espumosos y cavas, un 4,8% en valor y un 2,1% en volumen, con un precio medio que sube un 2,6% hasta los 4,81 euros por litro.

La situación general del sector tiende a la baja

En términos interanuales la situación general también refleja un saldo negativo. Entre agosto de 2010 y julio de 2011, el consumo en hogares ha caído un -7,4% en valor, hasta los 1.034,9 millones de euros, y un 5,1% en volumen, hasta los 422,6 millones de litros, con bajadas generalizadas en todos los productos. Resulta significativo el caso de los espumosos y cavas: a pesar del repunte que se observa durante este 2011, debido a su mala evolución durante el año pasado, pierden un 16,7% en valor y un 11,8% en volumen, en cifras interanuales.

La cerveza también desciende

Si se compara el consumo de vino con el de otras bebidas se observa que las espirituosas y los zumos evolucionan peor que el vino. Tampoco la cerveza parece vivir sus mejores momentos, ya que si bien crece un 1,1% en valor y un 1,6% en volumen, los datos interanuales son negativos. Por otra parte, sigue sorprendiendo el extraordinario crecimiento de la categoría ‘otras bebidas con vino’, donde el MARM incluye las sangrías y tintos de verano, y que aumentan un 17,7% en valor un un 23,2% en volumen de enero a julio de este año.