En Gijón se siente y se vive la sidra. Es casi imposible visitar esta ciudad asturiana sin probar la sidra, sin vivir el ambiente bullicioso y festivo que se respira e intentar echar un ‘culín’ con el brazo extendido. La cosa no es tan fácil como parece, pero es divertida. La ‘Ruta de la Sidra’ […]

En Gijón se siente y se vive la sidra. Es casi imposible visitar esta ciudad asturiana sin probar la sidra, sin vivir el ambiente bullicioso y festivo que se respira e intentar echar un ‘culín’ con el brazo extendido. La cosa no es tan fácil como parece, pero es divertida.

La ‘Ruta de la Sidra’ es un producto turístico que permite visitar llagares, conocer donde se vende sidra, degustar dulces elaborados con manzana, realizar tratamientos relajantes con esta fruta y disfrutar de la mejor sidra maridada con la gastronomía local en los establecimientos hosteleros de la ciudad.

Un atractivo recorrido para vivir nuevas experiencias, conocer de primera mano cómo se elabora la sidra, ‘mayar’ la manzana (machacarla hasta reducirla a pasta) si se va a Gijón en otoño y aprender a escanciar, a estirar el brazo y echar el líquido desde las alturas.

Recuperar los mmerenderos

Asimismo, los merenderos se unen a esta iniciativa, permitiendo a los visitantes disfrutar de la sidra y la gastronomía en el entorno rural de la ciudad.

Para disfrutar de la Ruta de la Sidra Gijón se puede escoger entre tres bonos: el Bono Gusto, el Bono Origen o el Bono Capricho. Todos ellos se compran en las Oficinas de Turismo y en la tienda online de Gijón Turismo.

{jathumbnail off}