La Ruta del Vino D.O. Empordà ha pasado a incorporarse a la marca Rutas del Vino de España gestionada por la Asociación Española de Ciudades del Vino, ACEVIN, después de superar con éxito el proceso auditor y de certificación realizado por la entidad durante los últimos meses.

Con la inclusión en ACEVIN —que agrupa 23 destinos enoturísticos de España— las entidades y empresas enoturísticas de la Ruta del Vino Empordà obtendrán beneficios a nivel de promoción, comercialización y proyección internacional.

Actualmente la Ruta está compuesta por el Consejo Regulador de la D.O. Empordà, los consejos comarcales del Alt Empordà y Baix Empordà, veintiún ayuntamientos y oficinas de turismo, veinticinco bodegas, 10 establecimientos hoteleros, 11 restaurantes, dos establecimientos especializados en vino, una empresa de servicio de cata, siete empresas de actividades, cuatro museos, dos centros de tratamiento de vinoterapia, tres centrales de reservas y una empresa de transporte.

Mar y tierras agrestes

El viento de tramontana, la brisa del mar y un entorno de tierras agrestes confieren un carácter diferenciado a los vinos de la Denominación de Origen Empordà. Las viñas dibujan los paisajes del extremo nororiental de Cataluña, de aquí que el vino sea una pieza clave de la identidad gastronómica de la zona.

La ruta combina el descubrimiento y el conocimiento de los productos vitivinícolas del territorio con los atractivos naturales, históricos, culturales, arquitectónicos y gastronómicos del Alt y el Baix Empordà. Un bello recorrido entre los campos de vid situados tanto a cobijo de las sierras de Rodes y de La Albera (en el Alt Empordà), como en la llanura costera delimitada por los macizos del Montgrí, de Les Gavarres y de Begur (en el Baix Empordà).