La creciente globalización del mercado del vino y la necesidad de consensuar un mismo método de medición para todos los mercados ha llevado a la agrupación de patronales e instituciones del sector corchero español, CORK, a promover un ensayo de fuerza de extracción (fuerza necesaria para extraer un tapón de una botella), un estudio liderado […]

La creciente globalización del mercado del vino y la necesidad de consensuar un mismo método de medición para todos los mercados ha llevado a la agrupación de patronales e instituciones del sector corchero español, CORK, a promover un ensayo de fuerza de extracción (fuerza necesaria para extraer un tapón de una botella), un estudio liderado y presentado por el ICSURO, una de sus instituciones adheridas.

A pesar de que el conjunto del ensayo está normalizado, su medición, parte esencial del análisis de la fuerza de extracción, es diferente en función del país donde se realiza. En este contexto, el ICSURO está desarrollando el primer ejercicio comparativo a nivel internacional del ensayo de fuerza de extracción para vinos tranquilos, que se ha enmarcado en la mejora y mantenimiento de los estándares de calidad del tapón de corcho.

Actualmente, los países participantes en el ensayo son Francia, Portugal, Chile y España, y los organismos que participan del proyecto abarcan tanto a bodegas, como empresas corcheras, laboratorios y centros de investigación públicos y privados.

La industria española del corcho, a la cabeza

La industria española del corcho destaca por incorporar los más altos patrones de calidad en sus diferentes fases y etapas, desde la extracción hasta el producto final. Para ello, el sector corchero en España cuenta con innovadores procesos cualitativos, nuevas fábricas y tecnología punta para conseguir que su producto llegue al consumidor en condiciones excelentes. En este sentido, el parámetro de la fuerza de extracción es crítico, y para su control deben tenerse en cuenta varios factores contemplados en el protocolo internacional desarrollado por el ICSURO.

El portavoz de CORK y director general del ICSURO, Manel Pretel, explica “El transporte de las botellas, los cambios de temperatura, el movimiento en general, hace que las condiciones del vino y del tapón varíen. El tapón viaja de la fábrica a la bodega, y de la bodega, ya tapado, a todo el mundo. Por ello, el cambio de condiciones ambientales puede afectar al tratamiento superficial del tapón (una película que lo recubre), que es el que le da la fuerza de extracción adecuada”.

De este modo, el objetivo de este ensayo colectivo liderado por ICSURO pretende estandarizar los parámetros de medida de extracción y proporcionar así una herramienta a todos los laboratorios participantes para asegurar la calidad hegemónica de los resultados obtenidos.

{jathumbnail off}