La conocida guía internacional de restaurantes Zagat realizó recientemente una encuesta en la que preguntaba preguntó “¿qué es lo que realmente molesta a las personas a la hora de salir a cenar?” La primera variable en importancia para los clientes resultó ser el ruido: casi la cuarta parte de los encuestados, el 24 %, así lo confirmaron.

Y es que el ruido en un restaurante, mientras se está comiendo, puede llegar a convertirse en una verdadera molestia para los comensales. ¿Pero son conscientes los responsables de los locales del porcentaje de personas que no volverán a sentarse en sus salones precisamente a causa de este problema? Este exceso de decibelios también afecta a algunos establecimientos hoteleros, según ponen de relieve algunas encuestas. De hecho, según Market Metrix –Hospitality, el 13 % de los clientes no regresaría a un hotel ruidoso.

Las soluciones acústicas para acondicionar los locales empiezan a ser tendencia, porque se están poniendo en el foco la comodidad y la importancia de la buena comunicación. Una de las claves del éxito de nuevos restaurantes está en el confort de los clientes. Un correcto acondicionamiento acústico, para el que no es preciso una fuerte inversión, influye en el número de visitantes. Estas medidas redundan en la buena marcha del negocio, aunque también están relacionadas con el compromiso social de favorecer la inclusión de las personas con problemas de audición y la sostenibilidad medioambiental tan en boga.

Lo que busca el cliente, ante todo, es calidad. Y este concepto va más allá del producto o del servicio. Si no puede mantener una conversación con sus acompañantes, la calidad se deteriora. La tranquilidad se está convirtiendo en uno de los elementos que pueden llegar a diferenciar un restaurante de otro. Por el contrario, si una sala atestada de comensales obliga a subir el tono de voz y a colocarse en posturas extrañas para intentar comunicarse, el estrés provocado hará que surjan las dudas si se plantea regresar al local en otra ocasión.

Comer sin ruido

En este contexto hay que situar la campaña ‘Comer sin ruido’, que sirve para ayudar a los empresarios de hostelería y restauración a conseguir que sus locales sean acústicamente agradables. La iniciativa surge de AG Bell, una asociación internacional para personas con pérdida auditiva, y la Fundación Oír es Clave.

Cualquier restaurante puede registrarse en esta dirección y pasar a formar parte de la guía de establecimientos donde comer con tranquilidad. Los consejos proporcionados favorecen, además, la asistencia a los locales de personas con problemas de audición. Es una responsabilidad social la de apostar por la inclusión. Y también puede ocasionar un aumento de la clientela. La adecuación del espacio y la eliminación de barreras para este colectivo supone una ventaja. En Europa hay 71 millones de personas con problemas de audición, y muchos de ellos visitan España, que es destino preferente de los turistas de mayor edad, grupo donde hay más incidencia de pérdida auditiva. Invertir en accesibilidad acústica reporta beneficios tangibles, y no supone un gran desembolso.

Acondicionamiento acústico

La solución para el acondicionamiento acústico es el uso de materiales específicos, como paneles absorbentes en el techo, materiales porosos y tejidos en la decoración que reducen la reverberación.

Los ruidos que proceden del exterior se evitan con soluciones tan sencillas como dejar un espacio de separación entre la salida y el comedor, colocar doble puerta o cortinas en los ventanales.

Y los del interior, causados fundamentalmente por la vajilla y los utensilios de cocina, choques de puertas, arrastres de sillas y mesas, se arreglan con protectores en las patas de sillas y mesas y con materiales que absorban el impacto en las superficies de trincheros, cajones, estanterías y otros objetos.

Resumen
Título
Comer sin ruido, una tendencia y un placer
Descripción
El ruido en un restaurante, mientras se está comiendo, puede llegar a convertirse en una verdadera molestia, pero ¿son conscientes los responsables de los locales de los posibles perjuicios para su negocio?
Autor