El pequeño pero selecto mundo de la gastronomía vasco francesa está en duelo por el fallecimiento sobrevenido ayer a la edad de 92 años, de Henri Coret, presidente fundador del club gastronómico y cultural ‘Club des Fourchettes de la Cote Basque’ (Club de los Tenedores de la Costa Vasca). Persona de gran gusto y elegancia, […]

El pequeño pero selecto mundo de la gastronomía vasco francesa está en duelo por el fallecimiento sobrevenido ayer a la edad de 92 años, de Henri Coret, presidente fundador del club gastronómico y cultural ‘Club des Fourchettes de la Cote Basque’ (Club de los Tenedores de la Costa Vasca).

Persona de gran gusto y elegancia, Henri Coret, vasco de adopción a partir de la posguerra, se interesó desde muy joven por la gastronomía local, de la que llegó a ser uno de sus máximos divulgadores y una personalidad muy influyente.

Incansable descubridor de nuevos talentos

Corresponsal de varias guías –entre ellas la prestigiosa Gault-Millau- y revistas, tanto en Francia como en España, fue un incansable descubridor desde el lado vasco francés de talentos españoles que el Club des Fourchettes recompensaba cada año con su diploma de honor.

Jóvenes chefs –como fueron en su día Arzak, Berasategui o Subijana y más recientemente Eneko Atxa- futuras promesas de lo más alto de la gastronomía que él sabía descubrir desde muy temprano, a menudo mucho antes de que comenzaran a lloverles las estrellas. Numerosos son los que entre los nombres más reconocidos, le deben una pequeña parcela de su éxito y de su notoriedad.

Cocina y toros: dos placeres sabiamente combinados

Amigo de los cocineros, Henri Coret lo era también de los toreros. Este aficionado apasionado nunca faltó a las corridas de la temporada de Bayona ni a las de las mejores plazas españolas, donde disfrutaba combinando los placeres de la buena mesa y la arena.

Con él, el todo el mundo social y cultural del País Vasco francés y de Biarritz en particular pierde un ferviente admirador y divulgador. Las exequias por Henri Coret se celebrarán mañana jueves a las 14,15 horas en la iglesia de Saint-Martin, en la localidad francesa de Biarritz.

{jathumbnail off}