En menos de una década España ha perdido seis millones de ovejas, Y, sin embargo, la ganadería extensiva ha demostrado que puede ser una de las mejores —y más sostenibles—armas para la prevención de los incendios forestales.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) ha emitido un comunicado en el que recuerda que la ganadería extensiva “se ha demostrado como la mejor arma para prevenir los incendios” y lamenta que, sin embargo, éste sector sea “maltratado y olvidado”. UPA ha hecho hincapié en el ovino, ya que en menos de una década España ha perdido seis millones de ovejas. En UPA creen que el país no puede permitirse “perder más tiempo”, por eso ha demandado apoyo “urgente” a las Autoridades.

“Cuanto menos ganado, más fuegos”, dicen desde la organización agraria, explicando que el aprovechamiento tradicional del monte por parte del ganado supone el arma más efectiva para prevenir incendios forestales. Esto se debe a que el ganado controla el crecimiento de la vegetación, tanto herbácea como arbustiva contribuyendo a conservar los caminos y los puntos de agua. Además, una ganadería extensiva fuerte lucha contra otros factores que favorecen a los incendios, como el despoblamiento y el envejecimiento de las zonas rurales.

Por este motivo, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos reivindica en su comunicado un Plan Estatal con suficientes recursos para la ganadería extensiva, un mejor trato en la PAC, un marco regulatorio específico y una promoción de la visibilidad y mejora de la consideración social de la ganadería extensiva. En este contexto —aseguran desde UPA— es necesario que las políticas agroambientales se destinen a las explotaciones que hacen un uso sostenible del suelo y de los recursos pastorales.

Descenso de la cabaña ovina

La organización agraria pide prestar especial atención al caso del ovino, cuyo descenso del número de cabezas “es preocupante”. Y es que el censo ha bajado de 22,4 millones de animales en 2006 a 16,5 millones en 2015, lo que supone la pérdida del 26,5% del sector en España durante la última década. El dato es todavía peor si atendemos a los últimos quince años, puesto que en este tiempo hemos perdido ocho millones de cabezas, es decir, el 32% del total del sector del ovino español.

En este sentido argumentan que está demostrado que en materia de incendios forestales es mucho más eficiente y menos costoso la inversión en prevención que en las tareas de extinción, y en este ámbito el fomento de la ganadería extensiva conlleva, aparte de los evidentes beneficios medioambientales, su importancia como motor de desarrollo rural en cuanto a generación de empleo y actividad económica, fijando población y evitando el despoblamiento del medio rural. Ante esta situación, UPA pide una “apuesta firme y decisiva” por parte de los gobiernos para que “salven el sector y el monte antes de que sólo queden cenizas de ambos”.

Resumen
Título
Ganadería extensiva como medida antincendios forestales
Descripción
La ganadería extensiva ha demostrado que puede ser una de las mejores —y más sostenibles—armas para la prevención de los incendios forestales.
Autor