Información en formatos adecuados a personas con cualquier tipo de discapacidad, adecuación de equipos como mascarillas que disminuyen la expresión facial y la audición, ubicación de dispensadores de gel para facilitar su localización a personas con dificultades visuales…

Son algunas de los temas abordados en la publicación 11 claves para una nueva normalidad accesible, impulsada por Fundación ONCE, el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) y el Real Patronato sobre Discapacidad, en la que se hacen recomendaciones teniendo en cuenta las necesidades de las personas con discapacidad en la adecuación de los espacios y edificios públicos a esta nueva realidad fruto de la lucha contra el COVID-19.

La publicación aborda, de manera fácil y sencilla, once elementos:

  • Pautas de conducta
  • Información en diferentes formatos
  • Adecuación de equipos de protección
  • Dispensadores de gel hidroalcohólico
  • Espacio de separación mínima
  • Mamparas separadores de protección
  • Terrazas y veladores
  • Sistemas de activación de elementos
  • Espacios higiénicos de uso público
  • Transporte colectivo
  • Reducción de aforo de espacios públicos

Cada uno de estos elementos ha sido analizado, y dentro de ellos se proponen consejos que reflejan aspectos relacionados con los grandes colectivos de personas con discapacidad como son discapacidad visual, auditiva, física, cognitiva y discapacidad psicosocial, de manera que el nuevo cumplimiento normativo en los entornos públicos y laborales no se convierta en una barrera para la libre circulación y desarrollo de actividades por parte de las personas con discapacidad.

De esta forma, en lo que respecta a la información se recomienda el uso de pictogramas y la lectura fácil, así como que los mensajes que se ofrezcan en formato sonoro en espacios públicos incorporen alternativas en formato escrito o en lengua de signos. Por ejemplo:

  • Respecto a las mascarillas, se afirma que pueden provocar desconfianza por parte de personas con discapacidad cognitiva o psicosocial al dejar oculto parte del rostro. Además, disminuyen la vocalización y volumen entre los interlocutores, lo que incide negativamente en la comunicación con personas con discapacidad auditiva.
  • En cuanto al gel hidroalcohólico, se considera necesario plantear un criterio de cara a normalizar su ubicación y facilitar su localización por parte de las personas con dificultad visual y asegurar su cómoda manipulación a quienes tengan problemas de destreza en los miembros superiores.
  • En relación a las mamparas transparentes, se recuerda que no serán detectadas por parte de personas con dificultades visuales si no incorporan elementos contrastados que avisen de su existencia, como bandas señalizadoras o equivalentes.

Y así, recomendaciones similares en cada uno de los once apartados de esta publicación que puede consultarse en esta dirección.

Resumen
Hacia una nueva normalidad accesible para todos
Título
Hacia una nueva normalidad accesible para todos
Descripción
Información en diferentes formatos adecuados a personas con cualquier tipo de discapacidad, adecuación de equipos de protección, como mascarillas —su uso, necesario, disminuye la expresión facial, vocalización y volumen—, normalización de los criterios de ubicación de dispensadores de gel hidroalcohólico para facilitar su localización a personas con dificultades visuales…
Autor