La alimentación preocupa cada día más. Se relaciona salud con la tendencia a adoptar hábitos alimentarios más saludables. Sin embargo, los datos muestran que hay algo que no se está haciendo bien. Mientras la FAO asegura que más de mil millones de personas en el mundo pasan hambre —uno de cada seis seres humanos—, en […]

La alimentación preocupa cada día más. Se relaciona salud con la tendencia a adoptar hábitos alimentarios más saludables. Sin embargo, los datos muestran que hay algo que no se está haciendo bien. Mientras la FAO asegura que más de mil millones de personas en el mundo pasan hambre —uno de cada seis seres humanos—, en España comemos en exceso y no siempre de forma correcta. De hecho, un 17% de los españoles padece obesidad y el 54% tiene sobrepeso.

Eroski Consumer ha querido indagar en el conocimiento que la población tiene sobre la alimentación saludable. Para ello, durante el mes de junio planteó a más de 800 personas residentes en 17 comunidades autónomas un examen con aproximadamente 50 preguntas relacionadas con la alimentación saludable. La prueba, llevada a cabo a través de un cuestionario online, contaba con varias partes: en la primera se consultaba sobre las diferencias entre alimentación y nutrición; en la segunda se proponían una serie de enunciados relacionados con distintos grupos de alimentos —frutas y verduras, lácteos, alimentos proteicos, alimentos con carbohidratos, legumbres, cereales y tubérculos— y también se preguntó sobre las grasas y el resto de nutrientes; por último, se midió la credibilidad que le otorgan a los falsos mitos que circulan en los medios de comunicación e Internet.

En total, los consumidores que afrontaron el test podían alcanzar un máximo de 26 puntos. De los más de 800 entrevistados, el 76% eran mujeres y la edad media era de 40 años. En cuanto a su nivel educativo terminado, el 39% de los encuestados tenía estudios universitarios y un 14%, posgrados. Otro 25% contaban con formación profesional y el 15% con educación secundaria posobligatoria (hasta los 18 años). Solo un 6% tenía la educación obligatoria y un 1%, ningún estudio.

Buenos conocimientos

El grado de conocimiento general sobre la alimentación saludable es bueno entre los entrevistados. Del máximo de 26 puntos lograron 18,5 puntos, sin diferencias sustanciales en función del sexo, la edad o el nivel de estudios terminado. Sin embargo, no todos lo saben todo. Un 22% de los encuestados demostraron un conocimiento bajo o solo aceptable.

Por temáticas alimentarias, el 34% de los entrevistados fallaron cuestiones sobre frutas y verduras, otro 21% también sobre alimentos proteicos y un 19% sobre grasas. Además, el 18% no tiene claras las diferencias entre alimentación y nutrición. Por otra parte, en líneas generales, los consumidores consultados conocen los conceptos sobre los lácteos, los alimentos con carbohidratos y los nutrientes. Es más, apenas le dan credibilidad a los falsos mitos.

Estas son las nociones que conocen bien y las que generan dudas entre los entrevistados:

Los aciertos

  • Si no se toma nada a primera hora de la mañana, luego no se compensa la pérdida a lo largo del día. El 97% acierta.
  • El aceite de oliva es una grasa monoinsaturada cardiosaludable. El 96% acierta.
  • Nuestro consumo de fibra es actualmente deficiente porque la mayoría de los alimentos consumidos están muy refinados. El 93% acierta.
  • El arroz integral tiene más ventajas que el refinado. El 93% acierta.
  • Los embutidos tienen un alto contenido en grasas saturadas. El 93% acierta.
  • Nutricionalmente hablando, un postre de fruta no es equivalente a un postre lácteo. El 92% acierta.
  • Los zumos de frutas NO pueden sustituir siempre a la pieza de fruta. El 88% acierta.

Los errores

  • Deben tomarse, al menos, 5 piezas o raciones al día de frutas y verduras. El 58% falla y cree que es una recomendación diaria máxima.
  • Los alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 se pueden encontrar en los pescados azules y también en el marisco, aceites de semillas-soja, maíz y girasol- y en los frutos secos, entre otros. El 50% falla y dice que solo se encuentra en los pescados azules.
  • Las vitaminas se necesitan en pequeñas cantidades y su déficit puede producir numerosas enfermedades carenciales. El 62% falla al pensar que se necesitan grandes cantidades.
  • Los pescados congelados son nutritivamente iguales a los frescos. Un 38% falla y creen lo contrario.
  • El ejercicio físico no compensa el hecho de no seguir hábitos saludables alimentarios en algunos momentos. El 32% falla y cree que sí lo hace.


{jathumbnail off}