El consumo de carne de cerdo fresca mantiene y mejora los factores de riesgo cardiovascular en aquellas personas con sobrepeso u obesidad moderada, por lo que resulta adecuado incorporarla a las dietas habituales, siempre en el marco de una alimentación variada y equilibrada.

Así lo ha demostrado un reciente estudio realizado por un grupo de profesionales del Departamento de Nutrición de la Universidad de Texas. El estudio, titulado A Mediterranean-style eating pattern with lean, unprocessed red meat has cardiometabolic benefits for adults who are overweight or obese in a randomized, crossover, controlled feeding trial (Un patrón de alimentación de estilo mediterráneo con carne roja magra y no procesada tiene beneficios cardiometabólicos para los adultos con sobrepeso u obesos en un ensayo de alimentación aleatorio, cruzado y controlado) fue publicado el pasado mes de junio en The American Journal of Clinical Nutrition.

Carne de cerdo en la Dieta Mediterránea

La Dieta Mediterránea se caracteriza por ser rica en frutas, vegetales, legumbres y frutos secos, con un adecuado aporte de carnes magras, pescado y aceite de oliva. De hecho, se ha demostrado que los países mediterráneos presentan una menor tasa de enfermedades crónicas, como las enfermedades cardiovasculares y la diabetes tipo 2.

El objetivo del estudio, realizado por la Universidad de Texas, ha sido evaluar los efectos de la incorporación de carne de cerdo magra fresca dentro de un patrón mediterráneo sobre los factores de riesgo cardiovascular en adultos con sobrepeso u obesidad moderada. Para conocer los efectos producidos por la dieta se han tenido en cuenta diversos marcadores de riesgo cardiovascular como la presión arterial en ayunas; la concentración lipídica y de lipoproteínas en suero; y los niveles de glucosa e insulina.

En este sentido, los resultados del estudio han demostrado que aquellos participantes que consumieron carne de cerdo fresca se han beneficiado de una mayor reducción de los niveles de colesterol total y colesterol LDL.

Por ello, se ha concluido que adultos con sobrepeso u obesidad moderada pueden mejorar múltiples factores de riesgo cardiovascular adoptando un patrón de alimentación mediterráneo con una adecuada inclusión de carnes frescas, como los cortes magros de la carne de cerdo.

Resumen
Título
La carne de cerdo fresca se incorpora a las dietas saludables
Descripción
El consumo de carne de cerdo fresca mantiene y mejora los factores de riesgo cardiovascular en aquellas personas con sobrepeso u obesidad moderada, por lo que resulta adecuado incorporarla a las dietas habituales.
Autor