La Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas considera un grave error que el Gobierno aumente los impuestos de productos vitivinícolas históricos, con un alto valor cultural y que dotan de prestigio y de imagen a los territorios de nuestro país de las zonas adscritas a las Denominaciones de Origen Málaga, Jerez y Manzanilla de Sanlúcar, Montilla-Moriles o Condado de Huelva.

Un razonamiento en contra del anunciado impuesto a productos vitivinícolas intermedios que la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV) —asociación que representa a las Denominaciones de Origen vitivinícolas de España— explica en el siguiente COMUNICADO:

“La inclusión por parte del Gobierno de los productos intermedios en la subida de impuestos especiales aprobada el pasado viernes en Consejo de Ministros provoca que algunos de nuestros productos vitivinícolas más tradicionales y reconocidos internacionalmente se vean afectados por un impuesto especial del 5%, lo que perjudica y afecta negativamente a Denominaciones de Origen históricas como Jerez y Manzanilla de Sanlúcar, Montilla-Moriles, Málaga o Condado de Huelva. Es el caso de los vinos de licor, dulces y generosos, categorías de productos que no dejan de pertenecer a la familia del vino y que se encuentran injustamente discriminadas por esta decisión, al pasar a estar gravadas con un impuesto especial del 5%.

Para la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas es un grave error que estos tipos de productos sean gravados impositivamente y, por tanto, que el Gobierno haya incluido estos productos vitivinícolas en la subida de impuestos aprobada, al tratarse de productos identificativos de sus respectivas zonas, que llevan el nombre de éstas por el mundo, con una historia centenaria y con un arraigo y un valor cultural que han contribuido y contribuyen al desarrollo cultural y económico de estos territorios y que refuerzan y hacen aumentar el valor de la marca España en los mercados internacionales.

El valor añadido que los vinos de licor, dulces o generosos proporcionan a los territorios de Denominaciones de Origen como Jerez y Manzanilla de Sanlúcar, Málaga, Montilla-Moriles y Condado de Huelva en términos de imagen y de prestigio es muy importante y favorece la atracción de turismo para estos territorios, la captación de inversión extranjera, la financiación de estas zonas y de sus empresas y la internacionalización de sus productos.

Si a esto se le añade la función social que cumple la vitivinicultura de estas Denominaciones de Origen, contribuyendo a fijar población a estos territorios, a abrir una oportunidades de trabajo sostenible que permitan a los jóvenes incorporarse al mercado laboral, además de contribuir a la riqueza económica de los mismos (los ingresos generados se quedan en sus propias zonas. Las Denominaciones de Origen son inherentes a los territorios en los que se asientan y no se pueden deslocalizar) y a la conformación de paisaje de estas zonas, perjudicar al sector vitivinícola de estas zonas es un error grave que puede provocar un daño económico en términos de pérdida de puestos de trabajo y de ingresos para sus poblaciones mucho más grande que el impacto recaudatorio que para las arcas públicas pueda suponer el impuesto especial al que van a estas sujetos estos productos intermedios.

CECRV solicita que en el más corto plazo de tiempo posible el Gobierno reconsidere su decisión y valore en su justa medida la importancia que estos productos vitivinícolas tienen para sus respectivas zonas”.

Resumen
Título
La CECRV, en contra del impuesto a productos vitivinícolas intermedios
Descripción
La Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas, considera un grave error que el Gobierno aumente los impuestos de productos vitivinícolas históricos, con un alto valor cultural.
Autor