Saber que cuando pedimos una cerveza nos la van a servir como mandan los cánones es algo que siempre es de desear. Una cerveza clara, sabrosa, espumosa y a la temperatura ideal. En definitiva, bien tirada, la cerveza perfecta.

Saber que cuando pedimos una cerveza nos la van a servir como mandan los cánones es algo que siempre es de desear. Una cerveza clara, sabrosa, espumosa y a la temperatura ideal. En definitiva, bien tirada, la cerveza perfecta.

Cerveceros de España, la asociación que representa al conjunto de productores de cerveza en nuestro país, quienes fabrican la práctica totalidad de cerveza en el territorio nacional, ha elaborado una guía llamada Cervezas perfectas, en la que, además de reseñar los orígenes y diferentes tipos de esta bebida existentes en el mercado, ofrecen las pautas para saber tirar la cerveza perfecta.

El manual, dirigido a los profesionales del sector con el objetivo de que sus clientes disfruten plenamente de todas las cualidades de esta bebida, recomienda una serie de pasos imprescindibles al servir una cerveza a presión o caña.

Las claves para tirar la cerveza perfecta

Los recipientes deben estar fríos pero nunca escarchados (congelados) ya que modifica el sabor y aroma de la cerveza y afecta a la formación de la espuma.

Humedecer la copa para eliminar posibles restos de abrillantador que afectan directamente a la formación de la espuma de la cerveza y además favorecerá que ésta resbale por el interior de la copa, evitando que el líquido explosione contra el cristal y pierda parte del carbónico.

Situar la copa bajo el caño con una inclinación de 45 grados. La cerveza debe resbalar por el interior de la copa sin provocar espuma y cuando hayamos llenado el vaso hasta las tres cuartas partes enderezamos hasta que queden unos dos centímetros hasta el borde; entonces cortamos el grifo.

Abrimos el grifo de cerveza despacio hasta que se nos forme un fino hilo de crema («estrangulamos» el paso de la cerveza que sale con la misma presión pero por un espacio mas pequeño, de forma que ésta se bate creando una espuma densa que es lo que denominamos crema).

Terminamos de llenar con la crema los dos centímetros que nos quedan haciendo rebosar la posible espuma que se hubiese podido crear al llenar la copa con la cerveza.

Para saber si una cerveza se ha servido bien se tendrán que observar en el recipiente tres capas: la cerveza, una pequeña nube de carbónico y la crema.

Además, según vayamos bebiendo se irán quedando marcados unos aros en el interior del cristal, que es el rastro que va dejando la crema en cada trago.

 

Resumen
La cerveza perfecta
Título
La cerveza perfecta
Descripción
Una cerveza clara, sabrosa, espumosa y a la temperatura ideal. En definitiva, bien tirada, la cerveza perfecta.
Autor