La Comisión Europea accedió ayer a elevar en 60 millones de euros la cifra inicial de 150 millones ofrecida en el Consejo de Ministros de Agricultura del pasado martes, de modo que la propuesta de indemnizaciones a los agricultores para paliar las pérdidas sufridas por la crisis de la bacteria ‘E. coli’ quedaría, al día […]

La Comisión Europea accedió ayer a elevar en 60 millones de euros la cifra inicial de 150 millones ofrecida en el Consejo de Ministros de Agricultura del pasado martes, de modo que la propuesta de indemnizaciones a los agricultores para paliar las pérdidas sufridas por la crisis de la bacteria ‘E. coli’ quedaría, al día de hoy, en un total de 210 millones de euros.

La petición de ampliación, solicitada conjuntamente por España y Francia, va destinada a la totalidad de los agricultores europeos afectados por el cierre de mercados a sus productos, aunque el mayor porcentaje de pérdidas se concentra en el sector hortofrutícola español.

La Ministra de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, declaraba ayer en Córdoba que la nueva propuesta del Comisario de Agricultura de la UE “es un avance”, en relación con la propuesta de ayer que fue considerada inaceptable por España y otros Estados Miembros, pero que “no es suficiente”. La Ministra indicó también que la UE debe dejar las puertas abiertas porque el daño que sufre el sector no ha cesado. Asimismo, subrayó que se evaluará la propuesta del Comisario conjuntamente con el sector español e indicó que es importante movilizar rápidamente recursos a favor del mismo.

En este sentido, el presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, anticipaba ayer en el Congreso que “No vamos a parar de movilizar todos los esfuerzos que están a nuestro alcance, incluida la posibilidad de que el ICO abra una línea de financiación especial y singular para el sector, independiente de las indemnizaciones de la UE”, mientras que la propia ministra había anunciado ya que pedirá que se adopten medidas que permitan “anticipos de forma inmediata” con el objetivo de asegurar liquidez al sector mientras se resuelve la crisis y se recupera la confianza del consumidor.

La decisión final, el próximo martes

La decisión final queda ahora en manos de una reunión de técnicos de los 27 países miembros, que el próximo martes decidirá si da por buena la propuesta de Bruselas, a la que podrán acceder todos los productores, con independencia de que pertenezcan o no a asociaciones profesionales, aunque según el comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, los asociados “podrán acceder a más ayudas, hasta cubrir el 70% de sus pérdidas”. En el caso de España, estos productores representan escasamente el 32% del total de los agricultores.

Bruselas anunció además que podrán beneficiarse de las ayudas, no sólo los productores de pepinos, sino también los de tomate, lechuga, calabacín, pimiento y otras hortalizas que han sufrido las restricciones impuestas por varios países. Aunque estas han sido ya levantadas en todos los miembros de la UE, otros importadores, como Rusia, las mantienen.