Las grandes marcas internacionales de comida y cafetería parecen haberse puesto de acuerdo para instalarse en la capital argentina, Buenos Aires, un movimiento económico-gastronómico que se inició hace un par de años y que se está expandiendo con mucha rapidez. De hecho, en las últimas semanas se han producido ya varios anuncios en este sentido. […]

Las grandes marcas internacionales de comida y cafetería parecen haberse puesto de acuerdo para instalarse en la capital argentina, Buenos Aires, un movimiento económico-gastronómico que se inició hace un par de años y que se está expandiendo con mucha rapidez.

De hecho, en las últimas semanas se han producido ya varios anuncios en este sentido. Las cadenas de comida rápida Wendy’s y Pizza Hut tienen previsto retornar al mercado argentino de la mano de un grupo de inversiones local, tras haberse retirado de él a finales de los años 90.

El mismo grupo inversor estudia además la posibilidad de incorporar también a KFC (Kentucky Fried Chicken). Por otro lado, el grupo mexicano Alsea (socio de Burger King y Starbucks en este país) hará lo mismo con PFChang’s China China Bistró.

Por su parte la también marca de fast food norteamericana Subway, que en Argentina compite con McDonald’s y Burger King y que en la actualidad dispone de 20 locales, quiere duplicar esa cifra a lo largo de este mismo año para en un futuro igualar o superar los 190 que tiene McDonald’s y ponerse por encima de los 53 Burger King.

Las cadenas locales también manejan planes parecidos. En concreto la cadena de heladerías Grido, que ya  posee más de mil locales, no parece dispuesta a conformarse con el reparto de las marcas externas y ya ha expresado sus intenciones de expansión.

Las cafeterías también se animan

La tendencia también se confirma en el segmento de las cafeterías gourmet. La cadena norteamericana Starbucks ha inaugurado ya 32 locales desde su desembarco en Argentina en 2008, lo que a su vez ha impulsado el crecimiento de cadenas locales, como Havanna, Bonafide, Balcarce y Café Martínez.

En pocos días está prevista también la puesta en marcha de Voogie, que intentará competir directamente con Starbucks en su mismo formato. Detrás de esta marca está la gran empresa Central de Café, que en tan solo seis años se ha convertido en el principal proveedor de los negocios de cafetería, a los que vende 28.000 cafés diarios, un hecho que sin duda les ha animado a plantearse sus propios establecimientos.