La tradición española de tomar cada Nochevieja doce uvas para celebrar la entrada del nuevo año se ha convertido en una oportunidad de negocio que genera millones de euros, principalmente en los mercados de la uva y el cava aunque, naturalmente, también para las principales cadenas televisivas.

Según un reciente análisis realizado por el banco digital Self Bank, en España se utilizan uvas frescas, normalmente procedentes de la comarca de Vinalopó (Alicante) de la variedad Aledo. En líneas generales, dos de cada tres uvas que se consumen en Nochevieja proceden de aquí, un volumen que supondría la venta de cerca de 2 millones de kilos de uva solo para esta celebración. Además, la Denominación de Origen Uva de Mesa Embolsada de Vinalopó supone una contribución al PIB de la Comunidad Valenciana de 30 millones de euros y genera más de 13.000 empleos.

Las doce campanadas más rentables

La preparación de las uvas para festejar la última noche del año también genera muchos beneficios: normalmente a este fin se destina una plantilla de entre 10.000 y 12.000 trabajadores, pero en periodo de Navidad se aumenta la plantilla en un 30 %. Hay que tener en cuenta que desde hace unos años se ha extendido la comercialización de packs con las doce uvas ya peladas y listas para su consumo, con o sin pepitas, todo ello con el fin de facilitar e impulsar la venta de uvas en esta fecha. A principios del año 2000 algunas empresas lanzaron al mercado esta innovadora forma de comprar las doce uvas. En sus inicios se vendieron alrededor de 300.000 botes y tan solo unos años después una de las empresas especializadas en este formato se consolidó en el mercado con la venta de más de siete millones de botes.

La tradición de brindar con cava tras las doce campanadas ha generado también un auge en la venta de este tipo de vino espumoso. Este es otro de los sectores que saca partido en estas fechas. El cava catalán supone el 85 % del total de la producción nacional. En 2017 se incrementaron las ventas de cava en un 6,5 % y se cerró el año con una facturación de 1.149,3 millones de euros, según datos del Consejo Regulador del Cava, en parte por el aumento de la exportación de cava a mercados extranjeros. Pero las regiones de Extremadura y la Comunidad Valenciana están ganando terreno en las mesas navideñas y han aumentado sus ventas de vino espumoso una media de un 9% en los últimos años.

Y, naturalmente, la retransmisión de las campanadas desde la Puerta del Sol por televisión —la primera emisión se realizó en 1962— también supone hoy en día un gran beneficio económico para las cadenas. Los grandes anunciantes invierten cuantiosas cantidades para ser el primer o último anuncio del año. La Nochevieja del pasado año contó con 6.747.000 espectadores pendientes de la retransmisión de las campanadas de Televisión Española y alcanzó la cifra de 8.539.000 espectadores justo en el momento de las doce campanadas, con una cuota de pantalla del 44,4 %. Mediaset España ofrecía en 2017 a los anunciantes una emisión simultánea del último spot del año por 265.000 euros o insertar una publicidad junto al ‘cuentauvas’ por 132.500 euros.

Resumen
Lo que las doce campanadas suponen para los mercados del cava y la uva
Título
Lo que las doce campanadas suponen para los mercados del cava y la uva
Descripción
La tradición española de tomar cada Nochevieja doce uvas para celebrar la entrada del nuevo año se ha convertido en una oportunidad de negocio que genera millones de euros, principalmente en los mercados de la uva y el cava.
Autor