La nueva generación de cocineros guipuzcoanos está saliendo tan activa y pujante como lo fue en su día el grupo formado por sus gloriosos antecesores, cuando en los años 70, liderados por Juan Mari Arzak y Pedro Subijana entre otros, lograron establecer y elevar al máximo nivel internacional el entonces llamado “movimiento de la nueva […]

La nueva generación de cocineros guipuzcoanos está saliendo tan activa y pujante como lo fue en su día el grupo formado por sus gloriosos antecesores, cuando en los años 70, liderados por Juan Mari Arzak y Pedro Subijana entre otros, lograron establecer y elevar al máximo nivel internacional el entonces llamado “movimiento de la nueva cocina vasca”.

Acaba de presentarse en San Sebastián la nueva asociación ” Sukatalde”, integrada de momento por 14 de estos jóvenes chefs guipuzcoanos, con nombres tan conocidos ya como Elena Arzak, hija de Juan Mari y parte muy significativa del propio restaurante Arzak,  Aizpea Oihaneder y Xabier Díez (Xarma),  Edorta Lamo (A Fuego Lento), Daniel López (Kokotxa), Gorka Arcelus (Agorregi), Ixak Salaberria (Fagollaga), Iñigo Lavado en representación del restaurante con su propio nombre, Rubén Trincado (Mirador de Ulía), Asier Abal (Bera Bera), Gorka Txapartegi (Alameda), Pablo Loureiro (Branka), Roberto Ruiz (Frontón) y Félix Garrido (Hernialde Jatetxea).

El objetivo de la asociación, según declararon en su reciente presentación a los medios, es el de abrirse un hueco en el actual panorama gastronómico, transmitiendo la imagen de una gastronomía guipuzcoana pujante y de la existencia de una nueva generación de cocineros «estable y de vanguardia», en definitiva «la nueva cantera de cocineros que representa a Guipúzcoa».

Compromiso de cooperación

El punto de partida de “Sukatalde” es el compromiso compartido de profundizar en el conocimiento y desarrollo de su profesión a través de una cooperación eficaz entre todos los componentes, incluyendo la promoción y participación individual en actividades y eventos gastronómicos que les permitan transmitir su filosofía de trabajo y promocionar la imagen de la provincia.

La asociación, según explicaron sus promotores, está abierta a cuantos cocineros estén interesados en sumarse a ella, con la única condición de que los miembros sean titulares de un restaurante, o sin serlo dispongan del respaldo del 80% de los propietarios.