En comparación con los paisajes ocupados por grandes monocultivos que se viene practicando de modo generalizado en los últimos decenios, los terrenos que cuentan con cultivos más heterogéneos disponen de una mayor biodiversidad general de artrópodos y otros tipos de enemigos de las plagas.

Así lo demuestra la tesis Análisis de la biodiversidad funcional de enemigos naturales de plagas de un paisaje vitícola mediterráneo desarrollada en la Universidad de La Rioja por el mexicano Luis Jiménez García quien, tras su defensa, ha obtenido el grado de doctor por la UR. El objetivo de la tesis era evaluar la biodiversidad de enemigos naturales depredadores y parasitoides presentes en viñedo y en otros cuatro hábitats principales —olivar, pradera, matorral mediterráneo y bosque mediterráneo— que, junto al viñedo, forman parte de un paisaje vitícola mediterráneo situado en La Rioja (España).

El trabajo de campo del doctor Jiménez García ha consistido en el muestreo sistemático de artrópodos que actúan como enemigos naturales de plagas (depredadores y parasitoides) en los años 2011 en los cinco hábitats más significativos antes mencionados; y en 2012 y 2013 en diecisiete puntos en viñedo. El resultado es la identificación de 28.647 ejemplares de artrópodos pertenecientes a veintisiete familias que contienen especies depredadoras y parasitoides en viñedo, olivar, pradera, matorral y bosque mediterráneo. Por su parte, en los viñedos se identificaron 8.159 ejemplares de artrópodos pertenecientes también a 27 familias que contienen especies depredadoras y parasitoides.

Terrenos mejor preparados frente a las plagas

Esto muestra que los paisajes con cultivos más heterogéneos —frente a grandes monocultivos— disponen de mayor biodiversidad general de artrópodos y enemigos de las plagas, tras realizar muestreos en olivares, praderas, matorrales y bosques mediterráneo y viñedos.

La viticultura que se viene practicando de modo generalizado en los últimos decenios ha traído consigo, entre otros efectos, el establecimiento de grandes zonas de monocultivo, la práctica generalizada del laboreo intensivo, el uso de maquinaria pesada, el empleo de pocos genotipos de vid y el uso recurrente y masivo de productos fitosanitarios. La aplicación de esta forma de viticultura ha acarreado, entre otras consecuencias, una importante reducción de la biodiversidad de los agroecosistemas vitícolas y, dentro de ella, de la del grupo funcional de los enemigos naturales de las plagas, particularmente, de los pertenecientes al Phyllum Arthropoda.

En este tipo de situación, los hábitats seminaturales integrados en los paisajes vitícolas tienen un gran valor al representar reservorios para la biodiversidad, incluida la de aquellos artrópodos que brindan el servicio ecosistémico del control biológico de plagas.

Resumen
Los terrenos con cultivos más heterogéneos, mejor preparados frente a las plagas
Título
Los terrenos con cultivos más heterogéneos, mejor preparados frente a las plagas
Descripción
En comparación con los paisajes ocupados por grandes monocultivos, los terrenos que cuentan con cultivos más heterogéneos disponen de una mayor biodiversidad general de artrópodos y otros tipos de enemigos de las plagas.
Autor