Verano, planes al aire libre, comiditas más ligeras, bebidas más refrescantes… Pero, si optamos por el vino, ¿cuáles serían los que mejor maridarían con este estilo de vida veraniego? Para ayudar en esta elección, desde la Interprofesional del Vino de España (OIVE) han querido ofrecer una serie de consejos generales a tener en cuenta a la hora de elegir un vino en estos próximos meses.

Optar por vinos ligeros. En lugar de pensar únicamente en blancos o rosados, consideremos también los espumosos o los tintos jóvenes, que igualmente pueden ser un gran acierto cuando las temperaturas son altas, además de acompañar a la perfección comidas ligeras como las ensaladas, los pescados o la comida asiática, entre otras.

En general, los vinos blancos proporcionan mayor sensación de frescor, mientras que la burbuja de los vinos espumosos hacen que sean los más refrescantes. Los rosados, incluso en su versión vino espumoso, resaltan por su versatilidad y se adaptan tanto a platos contundentes como pasta o arroces, sabores más exóticos como la comida asiática e incluso también funcionan con carnes de caza, además de aperitivos con fiambres o conservas. Pero si preferimos los tintos, en verano lo mejor es que nos decantemos por los que sean más ligeros y afrutados. Para poder servirlos a temperaturas más frescas de lo normal, los mejores son los vinos jóvenes, con ninguno o pocos meses en barrica.

Elegir vinos con menos alcohol. Cuanto más alcohol, más deshidratación. Por eso, en los momentos típicos de verano —terrazas, chiringuitos, barbacoas…— lo mejor es optar por vinos con menos graduación, que no resulten pesados ni densos. Sin embargo, si estamos en un espacio fresquito, como en casa o en un restaurante bien climatizado, el abanico se abre a todos los estilos.

Tomarlo a temperatura un poco más fría. Debemos asegurarnos de que los vinos se conservan a baja temperatura de manera constante. En el caso de los vinos en verano, si pecan de estar un poco más fríos de lo normal no suele ser un problema, ya que la temperatura estival hará que la del vino también suba en cuestión de minutos. Lo ideal para los vinos blancos es entre 7 y 10 ºC, los rosados de 8 a 12 ºC, y los tintos entre 16 y 18 ºC.

Consumirlo combinado. El vino es una de las bebidas base de algunos de los cócteles nacionales más tradicionales, como la sangría y el tinto de verano, pero cada vez más los establecimientos hosteleros proponen recetas de cocteles con vino ori sorprenderán.

Resumen
Los vinos que más apetecen en verano
Título
Los vinos que más apetecen en verano
Descripción
Verano, planes al aire libre, comiditas más ligeras, bebidas más refrescantes… Pero, si optamos por el vino, ¿cuáles serían los que mejor maridarían con este estilo de vida veraniego?
Autor