En los últimos años, las plantas fotovoltaicas de las grandes compañías energéticas se han convertido en espacios muy útiles para generar miel pura, al ofrecer a los apicultores espacios seguros, libres de robos y plaguicidas, para producir la llamada miel solar.

Es el caso, por ejemplo, de Iberdrola, que en colaboración con la empresa extremeña Tesela Natura, compañía especializada en la producción de miel pura y sostenible, pusieron en marcha en 2020 un proyecto mediante el que el pasado año ya consiguieron elaborar miel solar ecológica de las cuarenta colmenas que se introdujeron, junto a los paneles fotovoltaicos que generan energía verde libre de emisiones, en la planta fotovoltaica de Campo Arañuelo III, en Cáceres, una iniciativa que tiene prevista su expansión en los próximos años a otras regiones de España, como Castilla La Mancha, y seguirá su proyecto en Andalucía donde también se han hecho recogidas de miel en la planta fotovoltaica de Andévalo.

“La miel que se produce en los parques solares está alejada de los plaguicidas, lo que permite a las abejas trabajar tranquilas y sin ruidos y a los apicultores poder dejar sus colmenas en ellos sin miedo a los robos, que es uno de los principales problemas a los que se enfrenta el sector”, explica Beatriz Román, directora de Tesela Natura.

Miel solar con denominación de origen certificada

Por su parte, Endesa acaba de comunicar que cuenta ya con la denominación de origen certificada para la miel producida en los apiarios que ha instalado en el entorno de sus plantas renovables, al haber registrado de forma oficial la marca de Miel Solar de Endesa.

“El registro en la Oficina Española de Patentes y Marcas tiene como objetivo consolidar el impulso que está teniendo la actividad de la apicultura en las plantas solares de la filial renovable de Endesa, EGPE, con una marca única que demuestra la compatibilidad de la actividad industrial con la producción de miel ecológica y solar. Esta marca es fruto de la apuesta que hizo la compañía con un proyecto piloto en la planta solar de Las Corchas, en la localidad sevillana de Carmona, donde en 2019 se instaló el primer apiario solar de la mano de una familia de apicultores de la zona, Loramiel, con cinco generaciones de experiencia”, detallan desde Endesa.

En este caso, el apiario solar se complementa con el proyecto de agrivoltaica de cultivo ecológico de aromáticas entre los paneles solares de la planta, sinérgicas con la actividad de apicultura por su alto grado de polinización. El recorrido de ese primer apiario solar fue todo un éxito, con más de 500 kilos de miel producidos al año, y más de 80 000 abejas disfrutando de un entorno rico en biodiversidad y libre de pesticidas como es una planta solar.

De aquella primera experiencia el proyecto se ha ido ampliando y ya se encuentran apiarios solares en otras dos plantas fotovoltaicas, Sedeis V (Andorra, Teruel) y Minglanilla (Cuenca, Castilla-La Mancha). Todas las instalaciones cuentan con el conocimiento de apicultores locales que han apostado por una modalidad nueva de producir miel ecológica y solar.

También en el caso de esta energética está previsto desarrollar nuevos proyectos en 2024 alcanzando los quince apiarios solares en España con proyección de seguir creciendo en 2025 con 7 instalaciones más.

 

Resumen
Miel solar, miel de colmenas ubicadas en plantas fotovoltaicas
Título
Miel solar, miel de colmenas ubicadas en plantas fotovoltaicas
Descripción
En los últimos años, las plantas fotovoltaicas de las grandes compañías energéticas se han convertido en espacios muy útiles para generar miel pura, al ofrecer a los apicultores espacios seguros, libres de robos y plaguicidas, para producir la llamada miel solar.
Autor