España es una potencia pesquera muy importante y eso hace que el pescado sea una parte esencial de nuestra alimentación. Por eso, hay que distinguir entre los tipos de pescados que hay, qué características tienen y de qué maneras los podemos encontrar en el mercado.

Mousse de trucha
79%Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos
0%

El pescado puede comprarse de dos formas: fresco o congelado. Para saber si es fresco, hay que fijarse en el olor, el tacto y el aspecto. El pescado fresco siempre debe oler a algas marinas, a fresco; debe tener un aspecto limpio y brillante, suave al tacto, con la piel húmeda y con un color normal. Las agallas deben ser de color rojo brillante y sin mucosidad, y sus láminas deben estar separadas, limpias y sin olor alguno. El pescado tiene que tener los ojos brillantes, húmedos, salientes y de color negro, y su carne firme, elástica y pegada a las espinas, además de sangre en la espina dorsal.

En cuanto al pescado congelado, puede almacenarse durante meses, ya que la congelación detiene o retrasa el deterioro del producto. El pescado congelado en casa debe envasarse en material impermeable y mantenerse a una temperatura de 18ºC bajo cero o inferior. La compra de pescado en este estado tiene muchas ventajas, porque generalmente viene desprovisto de las partes no comestibles y su consumo no depende de la temporada de pesca, por lo que los precios permanecen estables. Además, aguanta varios meses en perfectas condiciones, por lo que no es necesario consumirlo inmediatamente. Lo que sí hay que recordar es que, los productos congelados, una vez descongelados no se pueden volver a congelar. La mejor forma de descongelar es pasar el producto a la nevera la noche anterior al día en que queramos cocinarlo.

Son recomendaciones de ADEPESCA, asociación centenaria que integra a las pescaderías madrileñas constituida en la actualidad por 2.000 establecimientos asociados que corresponden a 1.300 empresas y que, además, ofrece a los consumidores recetas tan sabrosas como esta Mousse de trucha.

Ingredientes

Para seis personas

  • 600 gr de filetes de trucha, sin piel ni espinas
  • 1/2 litro de leche
  • 1/4 litro de caldo de pescado
  • 9 Huevos
  • 2 Trufas
  • 2 Tomates medianos
  • Patatitas para guarnición
  • Mantequilla
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración

Triturar los filetes de trucha con una batidora. Añadir seis huevos batidos, tres yemas, la leche, sal y pimienta al gusto. Mezclar bien.

Verter el preparado en un molde ligeramente untado de mantequilla, y ponerlo al baño maría a fuego lento durante 30 minutos. Se puede comprobar si ya está hecho pinchando en el centro con un cuchillo, que debe salir limpio.

Mientras, cocer el caldo hasta que reduzca a unas ocho cucharadas y añadir el líquido de las trufas.

Cortar las trufas en láminas y saltear en la sartén con mantequilla, y pasarlas después al caldo, dejando cocer unos minutos a fuego lento hasta que quede una salsa cremosa.

Dejar enfriar el mousse de trucha, desmoldar, poner en una fuente y cubrir con la salsa. Adornar con los tomates cortados en dados y las patatitas hervidas.

Resumen
Nombre receta
Mousse de trucha
Publicado el...
Calificación
2.5 Based on 3 Review(s)