A lo largo de esta pasada semana, ha tenido lugar en Estados Unidos la tercera edición del Rioja Grand Tasting, un evento dirigido a profesionales que tiene como objetivo dar a conocer en este importante mercado  la amplia variedad de Riojas elaborados sobre la base de la clásica uva tempranillo tan característica de esta denominación […]

A lo largo de esta pasada semana, ha tenido lugar en Estados Unidos la tercera edición del Rioja Grand Tasting, un evento dirigido a profesionales que tiene como objetivo dar a conocer en este importante mercado  la amplia variedad de Riojas elaborados sobre la base de la clásica uva tempranillo tan característica de esta denominación de origen.

Primero fue San Francisco, donde el evento se celebró el lunes día 2 y el pasado jueves fue la ciudad de Nueva York la que disfrutó de una cata de alrededor de 350 vinos procedentes de 96 bodegas riojanas, con la presencia de más de 500 profesionales del sector, periodistas especializados y líderes de opinión.

El acto de la cata estuvo acompañado, además de diversos almuerzos y cenas promocionales, de una serie de seminarios dirigidos por el prestigioso especialista de vino estadounidense Marnie Old con la participación de varios representantes de bodegas, entre ellas Marques de Cáceres, Dinastía Vivanco o Bodegas Bilbaínas.

Escenario muy favorable

Estas actividades se realizan dentro de un escenario verdaderamente favorable para los vinos de Rioja. Recientemente, dos de los críticos de vinos estadounidenses más influyentes, Eric Asimov del New York Times y Jay Miller, uno de los catadores de vinos españoles para Robert Parker, han alabado la excelente relación calidad-precio de los vinos de Rioja. Este último comentaba hace poco en la web de Parker: “Si yo fuera un joven entusiasta del vino sin grandes recursos esta sería una región donde invertiría mi dinero”.

Rioja Grand Tasting tiene como objetivo final impulsar la venta de Rioja en Estados Unidos, el tercer mayor importador de este vino a nivel mundial después de Reino Unido y Alemania, con un volumen total de importación de 7,7 millones de litros al año, según las cifras correspondientes a las transacciones realizadas en 2010.