La sal permite múltiples combinaciones y una de las más sorprendentes es el maridaje con el vino. Como es el caso de la Fundación Valle Salado de Añana, que en colaboración con las bodegas Marqués de Riscal han lanzado al mercado dos nuevos productos: ‘Sal de vino’ y ‘Flor de Sal de Vino’. La ‘Flor […]

La sal permite múltiples combinaciones y una de las más sorprendentes es el maridaje con el vino. Como es el caso de la Fundación Valle Salado de Añana, que en colaboración con las bodegas Marqués de Riscal han lanzado al mercado dos nuevos productos: ‘Sal de vino’ y ‘Flor de Sal de Vino’.

La ‘Flor de Sal de vino’ resalta por su singularidad por su textura en boca, aromas balsámicos y especiados, notas de frutos rojos maduros y con un leve recuerdo a madera de roble. Está recomendada para situar en la mesa y que los comensales puedan verla, tocarla, disfrutarla y decidir qué punto de sazón quieren en sus platos, manteniendo la sal en su estado óptimo con el resultado de una sazón muy fina, agradable y a su vez una textura crujiente en boca.

La flor de sal de vino está indicada especialmente para platos de caza, mientras que la sal de vino se puede utilizar para todo tipo de preparaciones culinarias como consomés o fumets.

Una sal dde gran pureza y un vino de intenso aroma

La sal de vino nace de la unión de dos productos estrella. Por un lado, la sal y flor de sal de Añana cuya pureza se debe tanto al origen de la materia prima como a su proceso artesanal de producción en un enclave que aúna en perfecta armonía y en un contexto privilegiado su particular arquitectura, sus casi 1.200 años documentados de historia, sus características geológicas, su biodiversidad y sus valores paisajísticos. Y por otro lado, el vino ‘Marqués de Riscal’ de color picota oscura, de lágrima densa que tiñe ligeramente la copa. De aroma intenso, recuerda a fruta negra, ahumados y minerales y, en boca, se presenta amplio, carnoso, potente, con gran carga tánica.

Con envase gourmet

Al igual que el resto de productos de Sal de Añana, el envase se ha cuidado al máximo. Estos dos nuevos lanzamientos se presentan en “recipiente de cristal con tapa de acero de rosca, un diseño en la línea del mercado gourmet”, ha indicado Gontzal Esteban, Responsable de Sal de Añana de la Fundación Valle Salado de Añana. El envase se acompaña de un folleto explicativo del producto, información sobre el Valle Salado (restauración, visitas y producción de sal) y el majestuoso hotel Marqués de Riscal.