Tras seis años de pérdidas, Paradores ha cerrado el ejercicio de 2015 con la deuda financiera totalmente cancelada y con 4 millones de euros de beneficio, debido en buena parte a una estricta política de contención de gastos, la centralización de las compras, la captación del turista internacional y el aumento de la productividad.

De hecho, mientras que en 2011 se podía considerar como una sociedad literalmente quebrada, Paradores vuelve a dar beneficios y presenta hoy una situación totalmente saneada, cerrando el ejercicio 2015 con unos ingresos totales de 231 millones de euros, un EBITDA (resultado empresarial antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones productivas) positivo de más de 30 millones de euros y un beneficio neto de 4 millones.

Según los responsables de la cadena hotelera, Paradores ha llevado en estos años una estricta política de contención de gastos. La centralización de las compras, la captación del turista internacional y el aumento de la productividad, han resultado en este sentido claves para recuperar una situación saneada de la compañía de establecimientos públicos.

“Estamos muy satisfechos de la evolución de la compañía y del buen trabajo realizado por todos los trabajadores, que con gran compromiso desde todas las áreas, financiera, comercial y operativa, han logrado implantar una serie de medidas de gestión, que nos ha llevado a un gran aumento de la productividad”, destaca Ángeles Alarcó, presidenta consejera delegada de Paradores.

El buen comportamiento de los ingresos y la moderación de los gastos marcan un claro punto de inflexión en los resultados de este ejercicio 2015. El resultado final después de impuestos ha pasado de 35,6 millones de pérdidas en 2011, a 4 millones de beneficio en 2015, poniendo fin a una etapa de pérdidas que se ha prolongado durante seis ejercicios.

La reducción de los gastos de explotación ha supuesto un 14,3% de reducción en 2015 frente 2011, lo que se traduce en 33 millones de euros de mejora entre los años objeto de comparación. Por su parte, el resultado bruto de explotación ha crecido en casi 27 millones de euros con respecto a 2011, pasando de 3,3 millones de euros a unos 30,4 millones en 2015. Esta cifra supone un crecimiento de casi el 800%.

Nuevas políticas

Todo esto pone de manifiesto la mejora en los índices de eficiencia y productividad incluso sin tener en cuenta los incrementos en los que se incurrido en este periodo, por la apertura de nuevos Paradores como el de Cádiz, Lorca (Murcia) y Cangas de Narcea (Asturias), ni por las inversiones realizadas en la puesta en marcha de nuevos sistemas comerciales, ni los grandes aumentos sufridos en los Tributos, fundamentalmente IBI, provocado en parte por el cambio legislativo.

La compañía ha desarrollado a su vez una intensa actividad de operaciones, y dado un giro drástico, diseñando una segmentación de su producto, ajustando la oferta a las necesidades de los clientes con la creación de los segmentos Naturia (los de Naturaleza), Esentia (los históricos) y Civia (los de ciudad). Esta creación de experiencia y mejora del producto a través de la segmentación de la oferta ha supuesto la comercialización de 1,2 millones de habitaciones más, superando la actividad alcanzada el año anterior en un notable 9,5%.

Más turistas extranjeros

Se han alojado un 10% más de clientes, tanto españoles como de extranjeros. La proporción se sitúa en un 64,6%, y en un 36,4% respectivamente, dejando de ser, por tanto, dependientes exclusivos de las visitas nacionales, como antes. Por otro lado, la depreciación experimentada por el euro frente al dólar y la libra esterlina ha beneficiado al conjunto de destinos españoles y en caso de la red de Paradores, las nacionalidades estadounidense y británica han sido las de mejor evolución en términos absolutos (29% y 13% de aumento, respectivamente), seguidas de clientes chinos (75%) y de Corea del Sur (37%).

Favorable también ha sido el comportamiento de la línea de negocio de Restauración, en el que también se replanteó el diseño de la oferta gastronómica destinada tanto a adaptar la oferta al cambio registrado en los gustos del consumidor como también segmentando la oferta en función del perfil del cliente en cada uno de los paradores. Está diferenciación de la oferta gastronómica en tres modelos —Especia, (sentidos consentidos), Marmitia (grandes homenajes) y Tamizia (grandes bocados)— ha aportado un 7% más de cubiertos respecto al año anterior (134.793).

Buena parte de ese incremento se ha localizado en la actividad de los servicios de menú y carta, actualmente reafianzada con el asesoramiento de Mario Sandoval, lo que está suponiendo una verdadera renovación de las ofertas.

Además de otras acciones como la renovación de la web —que ha supuesto el incremento de las ventas online en un 150% desde su renovación, hasta situarse en un 20,86% de las ventas totales—, la creación de un blog, la presencia activa en las Redes Sociales y la mejora en las políticas de comercialización: sistema de gestión integral de compras, facturación electrónica, gestión informatizada de almacenes, reforma de los procedimientos de seguimiento presupuestario de las unidades operativas. etc.

Sistema de franquicias

Por otra parte, el modelo de expansión de la Red se ha modificado. En el mes de octubre pasado se presentó el primer establecimiento bajo este nuevo modelo de franquicias: el hotel Casa da Ínsua, en Penalva do Castelo, en Portugal.

El objetivo de la compañía y del Ministerio de Industria, Energía y Turismo es que la red de Paradores pueda crecer y extender su modelo de éxito tanto fuera como dentro de España por medio del programa de franquicias y no crecer a través de la construcción de nuevos Paradores dependiendo de los Presupuestos Generales del Estado. Al parecer, en breve está previsto anunciarse la apertura de una segunda franquicia.

Resumen
Título
Paradores vuelve a dar beneficios
Descripción
Tras seis años de pérdidas, Paradores ha cerrado el ejercicio de 2015 con la deuda financiera totalmente cancelada y con 4 millones de euros de beneficio.
Autor