El descenso de la afluencia de turistas a algunos destinos principales — con contradicciones entre las cifras oficiales y las de las asociaciones hoteleras—, la amenaza de un Brexit sin acuerdo y la consiguiente incertidumbre sobre cómo afectará al sector, el desafío del movimiento social flygskam que promueve la renuncia a volar para reducir el impacto climático…

Son algunas de las conclusiones resultantes de un reciente análisis de la coyuntura turística que, pasado ya el ecuador del año y en plena temporada de verano, ha realizado por la Mesa del Turismo —asociación empresarial en la que están representados diversos sectores turísticos— y en el que se destacan una serie de contradicciones e incertidumbres que, en su opinión, amenazan al sector.

Análisis sobre el sector turístico español

Cifras contrapuestas. La Mesa del Turismo considera que las contradicciones se reflejan en la contraposición de las cifras oficiales de crecimiento del número de turistas (+2,8 % en turistas entre enero y junio) y de gasto e ingresos turísticos, frente a las manifestaciones de las asociaciones hoteleras que reflejan la caída de la demanda para algunos de los destinos principales, y que se traduce en una notable presión sobre los precios.

Según el análisis de asociación empresarial, ambas posturas parecen incompatibles, pero ambas responden a la realidad, ya que profundizando en las cifras oficiales se advierte que algunos destinos de sol y playa, como Baleares y Canarias, están experimentando un decrecimiento preocupante, debido a la competencia de otros destinos mediterráneos y la disminución de la capacidad aérea. En efecto, la demanda de turismo organizado, fundamental para muchos de nuestros destinos de sol y playa ha bajado un 6,8 % en paquetes en enero a junio de este año, y está evolucionando hacia el viaje individual de corta duración, tanto a destinos tradicionales como alternativos. Mientras, la encuesta FRONTUR indica que el turismo urbano está creciendo, especialmente en Madrid, con un +14,5 % en junio, o Cataluña, incluida Barcelona, que parece resistir a diversos factores en contra.

“Este somero análisis pone de relieve que el turismo hacia España está cambiando ya desde hace tiempo. El sector hotelero es plenamente consciente de ello, con las grandes cadenas diversificando su oferta con nuevos establecimientos en ciudades españolas, al tiempo que renuevan los que se encuentran en destinos de sol y playa. Esta renovación debería acompañarse por la inversión pública en servicios e infraestructuras en los destinos maduros”, comenta Germán Porras, secretario general de la Mesa del Turismo.

Y, en cuanto a las incertidumbres, las que más preocupan a los empresarios son principalmente dos: el Brexit sin acuerdo, y el Fygskam.

El Brexit sin acuerdo. En este punto, la Mesa del Turismo señala que hasta hace muy poco el mercado británico se ha venido comportando como si no existiera esa amenaza. “Efectivamente, el Brexit ha sido un problema político, pero sin traducción directa en el ámbito turístico”, apunta el secretario general de la Mesa añadiendo que, sin embargo, en 2019 ya se empieza a percibir una desaceleración de la demanda británica que, sin duda, se va a agravar con la fuerte caída de la libra esterlina a raíz de la llegada al Gobierno británico de un equipo que amenaza con una salida sin acuerdo, lo que en opinión de Germán Porras “sería una catástrofe para el turismo británico, ya que al debilitamiento de la economía británica se unirían la falta de marcos regulatorios del transporte aéreo, del régimen de visados, de la asistencia sanitaria al viajero, del viaje con mascotas, del roaming, del régimen de los trabajadores en el sector…”

El Flygskam. Respecto a este movimiento social, cuya traducción del sueco significa ‘vergüenza a volar, y que promueve la renuncia a utilizar el avión para reducir el impacto climático, en opinión de la Mesa “sería un error minusvalorarlo, ya que los movimientos sociales actuales, cualquiera que sea su leit motiv, se han convertido en motivadores de la acción social y tienen capacidad para influir en las decisiones de gobiernos y organizaciones internacionales”. De hecho, este movimiento que nació en Suecia ha encontrado eco muy rápidamente en Europa Occidental, hasta el punto de que los Gobiernos de Holanda, Bélgica y Francia ya han diseñado medidas fiscales para gravar los viajes en avión.

Resumen
Problemas y dudas que preocupan al sector turístico español
Título
Problemas y dudas que preocupan al sector turístico español
Descripción
El descenso de la afluencia de turistas a algunos destinos principales, la amenaza de un Brexit sin acuerdo, el desafío del movimiento social flygskam que promueve la renuncia a volar para reducir el impacto climático…
Autor