La inflación y su impacto en el consumo interno y las exportaciones, hicieron retroceder en 2023 la producción del sector un -2,6 % con respecto al año anterior. Pero a pesar de este freno en el crecimiento, la industria de alimentación y bebidas mantuvo su capacidad de empleo.

Es una de las principales conclusiones que se desprenden del Informe Económico de la Industria Alimentaria 2023, elaborado por la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), con el apoyo del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que indica que los alimentos y bebidas se siguen consolidando como un sector fuerte y estratégico para la economía española, pero acusan el impacto de una situación macroeconómica global inestable.

Radiografía de la industria de alimentación y bebidas

Los datos principales de este informe son:

  • La producción real del sector alcanzó en 2023 un valor de 162 459 millones de euros y marca un descenso del -2,6 % con respecto a 2022. Como resultado, la producción real disminuye por primera vez desde que lo hiciera en 2013, a excepción del año 2020 a causa del COVID-19. Un retroceso resultado de la influencia inflacionaria en los costes de la industria, combinado con una debilidad en las exportaciones y la demanda interna, que se ha agudizado por los episodios de sequía prolongada en España. Esto llevó a que el valor real de la actividad fuera incluso inferior al de 2021, año en el que se iba perfilando un continuo proceso de ralentización del índice de producción industrial y que se ha visto confirmado durante 2023.
  • En consecuencia, el Valor Añadido Bruto ha experimentado un crecimiento más limitado, alcanzando los 31 038 millones de euros. Esto se traduce en un aumento del 8 %, si bien una vez descontado el efecto de la subida de los precios y los costes, el crecimiento real se cifra en el 1,4 %. Aun así, la industria de alimentación y bebidas se mantiene como un sector actor industrial sólido por su contribución económica al país y su peso representa el 2,3 % del total de la economía española y el 18,5 % de la industria manufacturera.
  • Los índices de consumo son un reflejo de cómo la situación inflacionaria ha penalizado a las familias españolas: el gasto acumulado del consumo dentro del hogar en el periodo enero-noviembre (últimos datos disponibles) se mantuvo estable en 66 371 millones de euros, sin embargo el gasto per cápita, en torno a los 1410 euros, sí refleja una ligera caída del -1,26 % con relación al mismo periodo previo.
  • La dimensión empresarial de la industria de alimentación y bebidas se ve impactada por las consecuencias de la inflación, en línea con el conjunto de la economía. El número de empresas activas en 2023 se cifra en 28 335 y anota una disminución del -6,5 % concentrado sobre todo en los tramos de menos trabajadores o sin empleados. Estos datos demuestran también la vulnerabilidad de las empresas más pequeñas a la hora de afrontar un marco de altos costes productivos muy desfavorable. Aun así, la industria de alimentación y bebidas se ha visto menos afectada que el conjunto de las manufactureras y ha mantenido una contribución significativa al tejido industrial.
  • Precisamente, esta menor capacidad de reacción de las pequeñas industrias frente a contextos muy tensionados ha dado lugar un proceso de concentración empresarial que sigue en 2023 su tendencia. De esta manera, las empresas de tamaño mayor y medio tamaño ganan representatividad respecto al total y avanzan un 2,3 % absorbiendo parte del impacto de la inflación sobre el tejido empresarial en alimentos y bebidas.
  • La creación de empleo en el sector mantiene su comportamiento positivo, evidenciando al sector como un enclave de sostenibilidad social. Los afiliados a la Seguridad Social suman 463 900 personas y anota un crecimiento del 2 %. Aunque su ritmo de crecimiento es ligeramente inferior al registrado en 2022, del 3,2%, la industria de alimentación y bebidas crece por encima de las manufacturas, que lo hacen a un ritmo del 1,5 %. De hecho, el empleo del sector mantiene su peso sobre el conjunto manufacturero y del total de la industria, ocupando el 21,7 % y el 19,7 %, respectivamente, lo que se traduce en que uno de cada cinco trabajadores del ámbito industrial desarrolla su labor dentro del sector de los alimentos y bebidas.
  • Las exportaciones alcanzaron en 2023 un valor de 47 620 millones de euros. España se mantiene como uno de los principales exportadores de la industria de alimentación y bebidas a nivel mundial y en quinta posición entre los principales exportadores de la Unión Europea, solo por detrás de Países Bajos, Alemania, Francia e Italia. Sin embargo, el impacto de las tensiones geopolíticas y la consecuente inestabilidad de los mercados anota en el sector un cambio en su ritmo de crecimiento del valor de las ventas al exterior, que pasa del 6 % en 2022 al 3,4 % en 2023. Un cambio de tendencia que también se refleja en una disminución del 6,6 % en el volumen de las exportaciones. Aun así, el sector arroja una balanza comercial positiva por valor de 13 697 millones de euros y que ya acumula dieciséis años de superávit.
Resumen
Radiografía de la industria de alimentación y bebidas española en 2023
Título
Radiografía de la industria de alimentación y bebidas española en 2023
Descripción
La inflación y su impacto en el consumo interno y las exportaciones, hicieron retroceder en 2023 la producción del sector un -2,6 % con respecto al año anterior. Pero a pesar de este freno en el crecimiento, la industria de alimentación y bebidas mantuvo su capacidad de empleo.
Autor