Valores naturales como acantilados, matorrales costeros, dunas y arenales, fondos marinos… culturales, como ermitas, castros, cruceros, pecios… pesca artesanal, medicina popular, cancionero, supersticiones y leyendas, patrimonio inmaterial…

Así es el Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia, una excepcional serie de sistemas naturales ligados a zonas costeras y plataforma continental de la Región eurosiberiana, una privilegiada zona en la que las poblaciones cercanas a las islas llevan siglos pescando en sus aguas especies como la nécora, la navaja, la lubina o el pulpo, una actividad extractiva que emplea técnicas artesanales, compatible con la conservación de los fondos marinos del Parque y con la gestión sostenible.

En relación a este entorno natural, la ministra Isabel García Tejerina declaraba ayer viernes en Vigo que el Parque Nacional de las Islas Atlánticas cuenta con la máxima protección medioambiental y el máximo reconocimiento a nivel internacional, por lo que “si la iniciativa de declararlo como Patrimonio de la Humanidad se promueve, contará con todo el respaldo del Gobierno”.

García Tejerina Hacía estas declaraciones tras mantener un encuentro, junto con el comisario de Medio Ambiente y Pesca de la Unión Europea, Karmenu Vella, y la conselleira del Mar de la Xunta de Galicia, Rosa Quintana, con organizaciones conservacionistas y con representantes de la industria y las asociaciones pesqueras.

Roca y océano

Cumbres montañosas antaño unidas a las sierras litorales y ahora aisladas por la inundación de la costa componen una cadena de islas que protegen las rías gallegas. Su relieve se caracteriza por presentar dos vertientes diferenciadas: la occidental, enfrentada a mar abierto, más abrupta, con fuertes pendientes que forman acantilados, y la oriental, que mira a las rías, de perfil más suave permitiendo la formación de playas y dunas.

Los fuertes vientos cargados de salitre, el escaso desarrollo de los suelos y la escasez relativa de lluvias determinan las condiciones naturales de las islas. La cercanía al continente, la singularidad del relieve y el mar como permanente fondo escénico configuran paisajes únicos.

El archipiélago de Cíes comienza al sur con la isla de San Martiño y continúa con las islas Monte Faro y Monte Agudo, ambas unidas por la barra arenosa de Rodas.

El archipiélago de Ons cuenta con la mayor de las islas del parque, la isla de Ons, y a su lado la pequeña Onza, ambas de perfil amesetado.

El archipiélago de Sálvora, cuya isla mayor recibe el mismo nombre, es una isla de bajas altitudes con un paisaje de rocas graníticas redondeadas por el viento. Se sitúan junto a ella islotes arenosos como Vionta y otros rocosos como Noro.

El archipiélago de Cortegada, formado por la mayor Cortegada y las islas Malveiras e islotes como Briñas, es prácticamente llano. El ambiente más benigno del estuario favorece el crecimiento de los bosques en estas islas.

Resumen
Respaldo oficial al Parque Nacional de las Islas Atlánticas como Patrimonio de la Humanidad
Título
Respaldo oficial al Parque Nacional de las Islas Atlánticas como Patrimonio de la Humanidad
Descripción
El Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia, una excepcional serie de sistemas naturales ligados a zonas costeras y plataforma continental en la que las poblaciones cercanas a las islas llevan siglos pescando en sus aguas.
Autor