El actor norteamericano Richard Gere ha añadido una ocupación más a su amplia lista de actividades: la de convertirse en propietario de un pequeño hotel –más bien restaurante con algunas habitaciones- en el estado de Nueva York. El establecimiento se llama Bedford Post Inn y se encuentra situado en el corazón del condado de Westchester, […]

El actor norteamericano Richard Gere ha añadido una ocupación más a su amplia lista de actividades: la de convertirse en propietario de un pequeño hotel –más bien restaurante con algunas habitaciones- en el estado de Nueva York.

El establecimiento se llama Bedford Post Inn y se encuentra situado en el corazón del condado de Westchester, en las afueras de la gran ciudad de Nueva York, en una localidad llamada Bedford, una especie de remanso idílico propiedad del actor, de su Carey Lowell y del agente inmobiliario Russell Hernández.

El hotel dispone de tan sólo ocho habitaciones de lujo, un estudio de yoga y dos restaurantes llamados The Barn (El Granero), para cenas informales y The Farmhouse (La Granja), para comidas y cenas más formales, ambos dirigidos por el conocido chef también estadounidense Jeremy McMillan.

Una buena combinación: cocina y yoga

El propio Richard Gere resaltaba la importancia que han querido dar a la zona de restauración, declarando que al llevar a cabo el proyecto general, “Nos hemos centrado en la cocina y en la meditación“. De momento, la posibilidad de reservar mesa en cualquiera de los dos restaurantes no es fácil, ya que tienen un plazo de espera de al menos dos meses.

La mayoría de las lujosas habitaciones disponen de una acogedora chimenea, con toda la ropa de cama y toallas confeccionadas por la elitista marca italiana Frette y los baños recubiertos de  mármoles en unos agradables tonos grises, cremas y azules, todo ello dentro del espíritu general de relajación que impregna el establecimiento y que se inicia ya desde la misma llegada de los huéspedes, cuando estos  desde la reciben una invitación para asistir a una clase de yoga de cortesía.

Estas clases se imparten en el Yoga Loft, construido con madera reciclada y con vistas a un jardín Zen, un rincón puramente oriental pero a una escasa hora del centro de Maniatan, dirigidas por  un equipo de instructores entre los que se encuentra Rita Trieger, un verdadero gurú de la terapia de yoga.

bedford-Post2