La Interprofesional del Aceite de Oliva Español ha acogido con satisfacción el anuncio del Ministerio de Consumo de excluir a los aceites de oliva de la aplicación del etiquetado nutricional NutriScore, confirmando así el criterio del sector respecto a que este sistema de calificación en el etiquetado no refleja los beneficios saludables de los aceites de oliva.

Por ello, la Interprofesional apoya la decisión del Gobierno de excluir este alimento del sistema de etiquetado nutricional en el frontal del envase hasta que los distintos comités de NutriScore reevalúen su calificación, un primer paso para que éste, o cualquier otro sistema de etiquetado nutricional, valore correctamente la aportación de los aceites de oliva a una dieta equilibrada

No a la calificación de NutriScore

“Desde que se habló por primera vez de esta iniciativa, el sector se ha mostrado a favor de la implantación de un sistema de información que permita al consumidor conocer mejor que alimentos han de estar presentes en una dieta equilibrada. Esto sin duda requiere de la reevaluación de la clasificación que ahora mismo obtienen los aceites de oliva —letra “C” con color amarillo—, de manera que una adecuada reevaluación se haga extensiva a todos los países que se han adherido a este sistema”, explican desde la Interprofesional del Aceite de Oliva Español, organización que agrupa a todas las entidades representativas del aceite de oliva español a través de su marca de promoción, Aceites de Oliva de España.

Desde el sector opinan que este sería un paso importante para la futura implantación de un etiquetado armonizado en toda la Unión Europea, porque casi el setenta por ciento de los aceites que comercializa España se exportan a más de ciento setenta y cinco países de todo el mundo, especialmente a la Unión Europea, donde los consumidores todavía no conocen suficientemente las bondades del producto.

Modificaciones en el algoritmo

“El algoritmo de cálculo se modificó para dar un tratamiento más benigno a los aceites de oliva. No obstante, esa adaptación no ha acabado con el problema. El consumidor verá que a un aceite de oliva virgen extra se le asigna la categoría ‘C’ y el color amarillo. Y ese es un mensaje de alerta en cuanto al consumo del producto. Nos tememos que muchos consumidores lo asumirán como una advertencia para limitar su consumo. Y de poco servirá que los expertos subrayen que no se pueden comparar alimentos de distintas categorías que comparten una misma posición en la tabla, ni que la referencia en dicho sistema de etiquetado frontal es en base a 100 ml (más del doble de la ingesta media diaria en nuestro país). La percepción final será que el aceite de oliva que compremos tiene la misma puntuación que alimentos que identificamos como incompatibles con una dieta sana”, explican desde la Interprofesional.

“Este cambio es crucial para nuestro sector. En la campaña pasada vendimos en la Unión Europa casi el sesenta y tres por ciento de lo que exportamos a todo el mundo. Eso significa que Europa es el primer mercado mundial para los aceites de oliva. Para nosotros es fundamental que cualquier sistema de etiquetado recoja las evidencias científicas que los investigadores han aportado, en las últimas décadas, sobre sus beneficios saludables. Por eso es tan importante que NutriScore revalúe la ‘nota’ que reciben los aceites de oliva”, comenta en este sentido el presidente de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español, Pedro Barato.

Resumen
El sector del aceite de oliva aplaude la postura del Gobierno sobre NutriScore
Título
El sector del aceite de oliva aplaude la postura del Gobierno sobre NutriScore
Descripción
El sector ha aplaudido el anuncio del Gobierno de excluir a los aceites de oliva de la aplicación del etiquetado nutricional NutriScore, confirmando así su criterio respecto a que este sistema de calificación en el etiquetado no refleja los beneficios saludables del aceite de oliva.
Autor