Un estudio publicado en la revista científica británica Lipids in Health and Disease, del que se hace eco la Asociación Española de Fabricantes de Zumos (Asozumos), se analizó una muestra de adultos formada por 103 hombres y 26 mujeres, Los resultados muestran que el consumo habitual de zumo de naranja reduce los niveles de LDL […]

Un estudio publicado en la revista científica británica Lipids in Health and Disease, del que se hace eco la Asociación Española de Fabricantes de Zumos (Asozumos), se analizó una muestra de adultos formada por 103 hombres y 26 mujeres, Los resultados muestran que el consumo habitual de zumo de naranja reduce los niveles de LDL o colesterol malo, así como de apolipoproteína B y del cociente LDL/HDL — su aumento incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares— tanto en sujetos con niveles de colesterol normales, como en aquellos con hipercolesterolemia moderada.

Según Asozumos, resultados similares se le atribuyen al zumo de naranja en una investigación publicada en la revista Nutrition Journal perteneciente al estudio NHANES (National Health and Nutrition Examination Survey 2003-2006). Esta publicación asegura que el consumo de zumo de naranja se asocia con una dieta global más satisfactoria, una ingesta más adecuada de nutrientes, una reducción del riesgo de padecer obesidad y una disminución de los niveles en sangre de colesterol LDL

En este trabajo se recogieron datos de 8.861 adultos. Los consumidores de zumo de naranja —un 23,8% del total con una ingesta habitual de 210 ml/día de zumo de naranja— presentaron una mejor ingesta de vitamina A, vitamina C, magnesio y potasio, así como un Índice de Alimentación Saludable más elevado que los que no lo consumieron. También tuvieron mayores consumos de fruta total, zumo de fruta, fruta entera y cereales integrales y su índice de masa corporal (IMC), así como sus cifras de colesterol total y de colesterol LDL en sangre fueron inferiores a las de los no consumidores, además de presentar un riesgo un 21% y un 36% menor, de padecer obesidad y síndrome metabólico, respectivamente.

Nuevos datos

En otra investigación publicada en la revista Nutrition Research realizada por el Departamento de Alimentación y Nutrición de la Universidad Estatal de Sao Paulo, en Brasil, que se realizó sobre tres grupos de individuos con diferentes niveles de colesterol, se realizó a los participantes un análisis de sangre al inicio y al final, observándose que, una vez transcurridos 60 días, el consumo de zumo de naranja redujo las cifras de LDL o colesterol malo en los sujetos con hipercolesterolemia, pero no en aquellos con cifras normales de colesterol.

En este trabajo también se llevó a cabo un análisis ‘in vitro’ de transferencia de lípidos a las HDL, en el que se vio, que el consumo de zumo de naranja, incrementaba la capacidad de las HDL para captar colesterol libre, tanto en el grupo con niveles de colesterol en sangre elevados, como en el constituido por personas con cifras normales de colesterol, contribuyendo de este modo a la prevención cardiovascular.

 

Más investigación alimentaria

Proyecto europeo para garantizar la conservación de la fruta

Cómo anticipar la cantidad y calidad del vino en un viñedo

Recuperadas tres variedades de olivos centenarios gallegos

Recuperando el melón tradicional

Identificada la variedad mono floral ‘miel de café’

Avances en la elaboración de leche artificial

¿Es del norte todo el Bonito del Norte?

Avances tecnológicos en la conservación del pescado


{jathumbnail off}