Al intentar elaborar en casa una de las típicas recetas publicadas en algún libro, nos encontramos con uno de los problemas más frecuentes y más engorrosos: cómo ingeniárnoslas para pesar ciertos elementos. Y es que las indicaciones de las cantidades a utilizar para cada ingrediente casi siempre vienen señaladas en gramos; cuando lo más normal […]

Al intentar elaborar en casa una de las típicas recetas publicadas en algún libro, nos encontramos con uno de los problemas más frecuentes y más engorrosos: cómo ingeniárnoslas para pesar ciertos elementos. Y es que las indicaciones de las cantidades a utilizar para cada ingrediente casi siempre vienen señaladas en gramos; cuando lo más normal en una cocina casera es no disponer de un peso, menos aún para cantidades tan minimas como muchas veces se requiere. ¿Dónde se pesan 5 gramos? ¿Tendremos que recurrir a un laboratorio químico para poder hacer una paella?

 

 

La tabla que figura a continuación resulta un útil conversor de las cantidades más habituales contenidas en las recetas, pero trasladadas a medidas que toman como referencia algún utensilio normal de cocina, de los que hay en cualquier casa.

 

Sal/Azúcar

5 gramos: 1 cucharadita de café rasa
10 gramos: 1 cucharada sopera llena
30 gramos de azúcar flor: 1 cucharada grande

Harina

10 gramos: 1 cucharada sopera rasa
25 gramos: 1 cucharada grande
100 gramos: 1 taza de café
200 gramos: 1 taza de té rasa
250 gramos: 1 taza de té colmada

Arroz

30 gramos: 1 cucharada
1/4 kilo: 2 tazas grandes

Mantequilla

20 gramos: 1 cucharada sopera rasa
30 gramos: 1 cucharada grande
100 gramos: 1 taza

Otros

El jugo de 1 limón: 3 cucharadas aprox.
10 gramos: de queso rallado: 1 cucharada sopera llena

{jathumbnail off}