Y es que, como consecuencia de la pandemia y el teletrabajo, la industria del vending ha tenido que afrontar las repercusiones del fuerte impacto sufrido. En Europa, el 80 % de estas máquinas se encuentran en espacios de trabajo y, en el caso concreto de España, según datos de la Asociación Nacional Española de Distribuidores […]

Y es que, como consecuencia de la pandemia y el teletrabajo, la industria del vending ha tenido que afrontar las repercusiones del fuerte impacto sufrido. En Europa, el 80 % de estas máquinas se encuentran en espacios de trabajo y, en el caso concreto de España, según datos de la Asociación Nacional Española de Distribuidores Automáticos (ANEDA), esta cifra estaría en un 65 %, lo que supuso una caída en las ventas en torno al 33 % y 37 % en los dos últimos años.

Los retos de transformación del vending

Sin embargo, el vending no ha dejado de reinventarse, buscando nuevos espacios y modelos de venta aprovechando tendencias emergentes como el autoservicio y los pagos sin efectivo, sin contacto y sin fricciones. El vending facilita el distanciamiento social a la vez que ahorra tiempo y reduce costes y los últimos datos confirman el aumento de la demanda de bebidas calientes, aperitivos y alimentos frescos en las máquinas expendedoras, lo que supone una nueva oportunidad de diversificación y crecimiento, respaldados por la tendencia al pago sin efectivo y la digitalización.

En paralelo han surgido nuevos modelos de autoservicio como los frigoríficos inteligentes, que permiten vender una amplia gama de productos frescos en máquinas refrigeradas conectadas. Otro ejemplo son los micro-mercados, como pequeñas tiendas de conveniencia sin vigilancia en lugares de trabajo o los snack bars congelados que llevan comida saludable 24 horas al día a espacios privados. Igualmente, crece el modelo de máquinas automáticas para exteriores con productos como pizzas frescas y alimentos de proximidad. En el caso de los micro-mercados, se está estableciendo como una excelente opción no solo para los operadores de máquinas expendedoras tradicionales, sino también para establecimientos como supermercados o farmacias, permitiendo a sus clientes el acceso a sus productos las 24 horas del día 7 días a la semana.

Nuevos hábitos

La industria del vending se está adaptando a los nuevos hábitos de consumo con productos más frescos y saludables, alimentos de mayor calidad, con información nutricional disponible, de la mano de máquinas expendedoras más inteligentes capaces de ofrecer una experiencia de compra sin fricción, mensajes informativos, inteligencia comercial y gestión dinámica del inventario.

“Asegurarse de tener los elementos adecuados para escalar su negocio y sus capacidades de aceptación de pagos ha demostrado ser la estrategia ganadora para los comercios y los integradores de la industria del vending durante la pandemia […] El primer paso será la actualización de las máquinas expendedoras existentes con puntos de pago modernos y costes limitados. Lo más importante es invertir en soluciones escalables, preparadas para el futuro, que permitan ampliar el comercio digital y las capacidades de gestión empresarial”, comenta en este sentido Juan Carlos Gómez, Vending Account Manager en Worldline Iberia, compañía internacional especializada en medios de pagos seguros y transacciones de confianza.

Resumen
El teletrabajo y nuevos hábitos hacen reinventarse al vending
Título
El teletrabajo y nuevos hábitos hacen reinventarse al vending
Descripción
La crisis sanitaria ha impactado significativamente el sector del vending, ya que la gran mayoría de las máquinas se encuentran en espacios de trabajo, que dada la situación, y los nuevos hábitos generados, han sufrido una importante caída en sus ventas.
Autor