El turismo gastronómico excelente es el que más crecerá en los próximos años en la Costa del Sol, lo que significa que, a su vez, será necesario un fuerte impulso al enoturismo de la zona. La mayor revolución de la alta gastronomía en Málaga tendrá lugar en los hoteles de lujo, una tendencia en la que ya son punteros destinos como Londres y Nueva York.

Son algunas de las conclusiones a las que se ha llegado en la II edición de Marbella All Stars, que ha reunido en su Networking a muchos de los principales representantes del Turismo Gastronómico Excelente de la Costa del Sol, uno de los principales destinos de nuestro país, con invitados llegados de toda España, entre chefs con estrella Michelin, de hoteles de lujo, de restaurantes gastronómicos internacionales, además de todos los directores de los hoteles exclusivos, bodegueros, productores, distribuidores, escuelas de formación, responsables de las Administraciones… hasta alcanzar los 150 asistentes.

Todos ellos han apuntado las tendencias de futuro para un sector que es el que más crecerá en los próximos años. Por ejemplo, el chef Diego del Río, presidente de Marbella All Stars, opinaba: “Los turistas cada vez buscan más experiencias personalizadas que puedan disfrutar en exclusiva. La gastronomía es una de las más reconfortantes y la que transmite mejor la personalidad de un destino. Mientras que el Shopping, por ejemplo, ya no es un elemento tan diferencial para un destino turístico exclusivo, pues los compradores de alto nivel cada vez lo hacen más por Internet, la experiencia gastronómica sólo puede disfrutarse en el lugar físico”.

El turismo gastronómico en la Costa del Sol

Los expertos también coincidieron en que la gastronomía tiene un enorme poder para desestacionalizar el denominado Turismo de Sol y Playa, que debe aprovecharse para impulsar el sector de la Costa del Sol y la economía de la zona en general.

Entre las claves para el futuro que se expusieron en este encuentro en Marbella destacan:

  • La batalla de la formación debe de ganarse para liderar el turismo gastronómico excelente. Existe mercado para nuevas Escuelas de Hostelería con programas adaptados a las nuevas necesidades del mercado.
  • Málaga tiene un enorme potencial de enoturismo, que debe de aprovecharse íntegramente para estimular la economía local y el turismo gastronómico. El turista más exquisito quiere conocer el terruño donde se produce el vino que consume.
  • Hay que trabajar organizadamente para incorporar a Marbella y la zona limítrofe en el directorio internacional de destinos Premium para eventos y bodas. Las Administraciones tienen que trabajar más activamente en este sector.
  • La mayor revolución de la alta gastronomía en Málaga tendrá lugar en los hoteles de lujo, una tendencia en la que ya son punteros destinos como Londres y Nueva York. La alta gastronomía es uno de los mejores activos de un hotel para fidelizar a sus clientes.
  • La alta gastronomía para la salud es la tendencia que más evolucionará. Los clientes del turismo excelente buscan disfrutar con la gastronomía cuidando su salud, disfrutando, pero de forma saludable con productos frescos, ecológicos y de proximidad.
  • Las inversiones más potentes del sector turístico tendrán lugar en la hostelería: en decoración, marketing y comunicación, informatización e implementación de procesos de trabajo y Big Data.
  • Compromiso de todas la Administraciones para crear las infraestructuras sostenibles que favorezcan una evolución armónica del turismo en general, y del gastronómico, en particular.
Resumen
Título
El turismo gastronómico, clave en el futuro de la Costa del Sol
Descripción
El turismo gastronómico excelente es el que más crecerá en los próximos años en la Costa del Sol, lo que significa que, a su vez, será necesario un fuerte impulso al enoturismo de la zona.
Autor