Ayer lunes tuvo lugar en la localidad segoviana de La Granja de San Ildefonso la popular judiada, un acto que se celebra  tradicionalmente todos los años el día 22 de agosto, con motivo de las fiestas patronales de San Luis. En esta ocasión han sido nada menos que 12.000 comensales los que asistieron a la […]

Ayer lunes tuvo lugar en la localidad segoviana de La Granja de San Ildefonso la popular judiada, un acto que se celebra  tradicionalmente todos los años el día 22 de agosto, con motivo de las fiestas patronales de San Luis.

En esta ocasión han sido nada menos que 12.000 comensales los que asistieron a la reunión gastronómica, en la que se utilizaron 1200 kilos de los famosos judiones de La Granja, además de una serie de derivados del cerdo como acompañamiento, entre ellos 500 kilos de careta de cerdo, 80 de codillo, 300 de chorizo, 100 de morcilla, 100 kilos de huesos de jamón y naturalmente su correspondiente aceite de oliva, pimentón, cebolla y ajo.

Todos estos sabrosos ingredientes se cocinan en 14 ollas gigantes de la mano de 30 cocineros profesionales pertenecientes a la Asociación de Cocineros de Segovia.

La primera judiada tuvo lugar en 1976 por iniciativa de una peña local «El Garbanzo», que celebró esta gran comilona para los socios y amigos en la Pradera del Hospital, el mismo lugar al que se sigue asistiendo desde entonces año tras año.

Todo preparado según la tradición

La tradición manda que los judiones sean adquiridos por el Ayuntamiento a lo largo de los meses de octubre o noviembre. Las legumbres deben guardarse en unos sacos especiales de rafia en un lugar seco y frío, introduciendo en cada saco una rama de laurel. Llegado el momento, se trasladan a un pilón, en el que se dejan en remojo, posteriormente se vuelven a meter en sacos para que escurran y finalmente se trasladan a la Pradera del Hospital para su elaboración, que comienza a primeras horas de la madrugada.

Después de todo este proceso, los asistentes solo tienen que comprar un ticket que por el precio de 5 euros incluye, además de la judiada, los cubiertos, el pan, un vaso de vino tinto y sandía de postre.