Este pasado fin de semana ha tenido lugar la III Feria de la Alubia Roja de Ibeas, una  variedad local de leguminosa cuya semilla es de color morado intenso, redonda, fina y brillante, y que históricamente ha sido la base de un plato tan típicamente burgalés como la «Olla Podrida». La Alubia Roja de Ibeas […]

Este pasado fin de semana ha tenido lugar la III Feria de la Alubia Roja de Ibeas, una  variedad local de leguminosa cuya semilla es de color morado intenso, redonda, fina y brillante, y que históricamente ha sido la base de un plato tan típicamente burgalés como la «Olla Podrida».

La Alubia Roja de Ibeas fue durante muchos años un cultivo básico para los habitantes de la zona, siendo una desconocida en lugares próximos, incluso a escala provincial. Actualmente, fuera de la comarca, tampoco resulta fácil encontrarlas en mercados o restaurantes.

El nombre, ya consolidado, surge del lugar donde se produce más abundantemente, Ibeas de Juarros. Sus principales mercados se encuentran en las propias localidades productoras y Burgos ciudad, a través de comercios especializados de alimentación y restaurantes.

Un cultivo que se encuentra en un punto crítico

Sin embargo, las dificultades en su cultivo, altamente dependiente de la mano de obra familiar, así como la falta de transferencias tecnológica y formativa, han hecho que su producción esté en estos momentos en un punto crítico de su existencia. Además en los últimos tiempos han surgido competidores de otras zonas, los cuales venden sus judías con esta denominación.

Ante esta situación y ante la urgente necesidad de dar un impulso a este peculiar producto, se constituyó en 2008 la Asociación para la Promoción de la Alubia Roja de Ibeas, una entidad que también se encarga de realzar su calidad y evitar que se comercialicen como tales otras alubias producidas fuera de la zona.

{jathumbnail off}