El consumo de pan en España ha descendido durante 2017 un 2,5% respecto al año anterior, con un gasto medio por persona y año de 78,12 euros y un total de 32,54 kilos por persona. Sin embargo, el sector de la bollería y pastelería sigue creciendo, alrededor de un 8% respecto al año anterior.

Las cifras corresponden al informe que acaba de presentar ASEMAC, la Asociación Española de la Industria de Panadería, Bollería y Pastelería, con los datos más recientes del sector en el que se pone de manifiesto que, a pesar de que no haber sido un buen año en cuanto a los datos de consumo del pan, las empresas que integran la Asociación han seguido creciendo.

“La producción de pan, bollería y pastelería congelada de los asociados de ASEMAC en el año 2017 alcanzó un volumen de 958 millones de kilos, lo que supuso un crecimiento del 3,4 % respecto al año anterior. En facturación, las ventas de estos productos congelados por parte de los miembros de ASEMAC se elevaron hasta 1.302 millones de euros. El pan, dentro de esta actividad de los socios de ASEMAC, supuso el 82% en términos de volumen y el 65% en valor”, explicaba el presidente de la Asociación, Felipe Ruano, especificando que estas cifras se refieren exclusivamente a la actividad de productos congelados de los socios de ASEMAC que, no obstante, también realizan otras producciones de panadería, bollería y pastelería.

Menos pan, más bollería

Según los últimos datos del Ministerio, el consumo de pan en el hogar alcanzó un volumen de casi 1.484 millones de kilos, lo que supuso un descenso del 2’46% respecto a 2016. Esto se traduce en que el consumo de pan en España ha descendido durante 2017 un 2,5% respecto al año anterior. Así se contempla un gasto medio por persona y año de 78,12 euros y un total de 32,54 kilos por persona. En cambio, el sector de la bollería y pastelería sigue creciendo, alrededor de un 8% respecto al año anterior.

Ha quedado de relevancia que, si bien el del pan es un producto que está sufriendo un descenso en sus niveles de consumo general, no ocurre lo mismo con lo que a las masas congeladas se refiere ya que, desde las empresas asociadas a ASEMAC se realiza una fuerte inversión en I+D+i que da como resultado, entre otras cosas, una gran capacidad de diversificar sus productos y de lanzar al mercado variedades que respondan a las nuevas demandas del consumidor, asumiendo así una mayor cuota de mercado.

Ataques contra el pan

Otro de los temas relevantes que surgieron en este acto de presentación de los datos anuales fue el de la mala reputación que el pan está teniendo debido a algunos ‘ataques’ infundados. En este sentido, el presidente de la Asociación mencionaba diferentes actividades en las ésta participa, con el objetivo de fomentar el conocimiento del pan a través de la formación de los consumidores como, por ejemplo, a través de ‘Pan Cada Día’ iniciativa de la cadena trigo, harina y pan, en la que colaboran desde la Interprofesional del Pan (Incerhpan).

Finalmente, el director general de la Industria Alimentaria del MAPA, Fernando Burgaz, anunciaba que el Ministerio publicará próximamente el Informe de Consumo Alimentario 2017, que incluirá por primera vez datos concretos del consumo extradoméstico de panadería, bollería y pastelería, avanzando que en el caso concreto del pan, en 2017 los españoles consumieron un 12% del volumen total fuera de los hogares, una cifra que situaría al pan como el segundo producto de mayor relevancia del total de alimentos consumidos fuera del hogar.

Resumen
Título
Cada vez consumimos menos pan... y más bollería
Descripción
El consumo de pan en España ha descendido durante 2017 un 2,5% respecto al año anterior, sin embargo, el sector de la bollería y pastelería sigue creciendo, alrededor de un 8%.
Autor